Condado pagará $1.1 millones

Acuerdo judicial tras acusación de golpiza en la cárcel de hombres
Condado pagará $1.1 millones
Gabriel Carrillo asegura que cuando visitaba la Cárcel Central de Hombres los custodios lo acusaron de tratar de contrabandear un teléfono y que tras detenerlo le propinaron una golpiza.

Un hombre que presuntamente fue golpeado por cinco alguaciles cuando visitó a su hermano en la cárcel, recibió más de un millón de dólares tras un acuerdo judicial con el condado de Los Ángeles.

Gabriel Carrillo contó que el 26 de febrero de 2011, cuando visitaba la Cárcel Central de Hombres los custodios lo acusaron de tratar de contrabandear un teléfono celular por lo que fue esposado y llevado a un cuarto privado donde le propinaron una golpiza.

Su abogado, Ronald Kaye, indicó que además de la “maliciosa” agresión, a su cliente le presentaron cargos criminales, incluyendo el supuesto ataque a un alguacil, por lo que enfrentaba 14 años de prisión. La Fiscalía desestimó la acusación una semana antes de que iniciara el juicio.

Fernando Luviano, Sussie Ayala, Pantamitr Zunggeemoge y Noel Womack, al mando del sargento Eric González, fueron los cinco agentes que Carrillo identificó como sus presuntos agresores, los mismos que actualmente enfrentan cargos criminales tras una investigación de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

El abogado Kaye señaló que después de la golpiza el sargento González le tomó una foto al rostro moreteado de Carrillo y se la envió al custodio a cargo de la seguridad del hermano con el mensaje de texto: “Parece que nosotros hicimos un mejor trabajo. ¿Dónde está mi cerveza ‘homie’?”.

Además de dos huesos de la nariz rotos y parálisis de una parte del ojo derecho, Carrillo comentó que aún padece las lesiones psicológicas del ataque y que tuvo que mudarse a una casa que estuviera fuera de la jurisdicción del Sheriff para evitar represalias.

“Mi mensaje es que nadie está por encima de la ley y que todos deben ser responsables de sus actos”, mencionó Carrillo durante la conferencia de prensa en la que anunció el acuerdo de $1,175,000 dólares.

Las múltiples demandas por abuso de alguaciles, comentó el actual sheriff, John Scott, en una entrevista previa con La Opinión, han sido consecuencia de la mala supervisión del personal que hubo en la administración pasada.

El acuerdo, explicó Kaye, no implica la culpabilidad de los alguaciles señalados, pero tampoco anula la acusación criminal que está pendiente.

En el último año fiscal el condado de Los Ángeles tuvo que pagar $43 millones de dólares por demandas relacionadas con abuso de poder de los alguaciles.

?>