Los Rakas: de Panabay pa’l universo

Establecidos en Oakland, este dueto de afrolatinos comenzó con discos independientes, ahora firmaron con Universal Records
Los Rakas: de Panabay pa’l universo
Ricardo y el Negrito Dun Dun sorprenden entre los afroamericanos por su hip-hop en 'spanglish', y entre los latinos por su tez.
Foto: Suministrada

OAKLAND.— Antes de graduarse de la escuela, Los Rakas ya grababan canciones y subían sus videos autogestionados a YouTube. Ocho años pasaron desde el lanzamiento de su primer single y el dúo de primos panameños está más que establecido en la escena latina de Estados Unidos, listos para pegar el gran salto y llevar su exitosa fórmula al resto del mundo.

Después de cuatro producciones publicadas de manera independiente y un sinfín de sencillos, Los Rakas firmaron contrato con Universal Records (algo cada vez más inusual para artistas latinos locales) para lanzar el que consideran su debut oficial. Simplemente titulado El Negrito Dun Dun & Ricardo, el disco simboliza la consagración de estos jóvenes afrolatinos de Panabay (ingeniosa fusión de Panamá y Bay Area) cuya propuesta, desde un comienzo, parecía diseñada para el consumo masivo, las radios de pop urbano y las pistas de baile.

“Queríamos asegurarnos de hacerlo bien”, explica Dun Dun, en relación a la demora en sacar su disco debut. “El primer álbum tenía que sonar igual que los grandes artistas de aquí. Si lo pones a la par de Jay-Z, tiene que sonar de la misma calidad. Nosotros sentíamos que no estábamos listos… hasta ahora”.

El Negrito Dun Dun, también conocido como Raka Dun, es el mayor de los dos. Nacido y criado en Panamá, inmigró a los Estados Unidos a los 14 años trayendo consigo las innegables influencias del reggae en español, popular en la tierra de El General y su pum pum. Su primo, Ricardo, también conocido como Raka Rich, nació en Oakland, pero sus padres lo mandaron a cursar la escuela primaria en Panamá, donde descubrió la salsa y posteriormente su conexión con el R&B. Si Dun Dun se enfoca en las calles, las raíces y las letras confesionales, Ricardo se siente más cómodo en los ritmos más ligeros y las canciones románticas.

El disco, originalmente concebido como dos álbumes solistas separados, refleja esas dos facetas en un equilibrio perfecto. La primera mitad corre a cargo de Dun Dun, mientras Ricardo se apodera del micrófono en las últimas seis canciones. “Aunque él esté grabando una canción como solista”, aclara Ricardo, “yo estoy ahí en el estudio. Escribimos muchas de las canciones juntos y cuando las tocamos en los shows lo hacemos juntos también”.

Más allá de la fusión de heterogéneas influencias, su pasión por las mujeres y la fiesta, y su naturaleza auténticamente bilingüe, a Los Rakas los define su condición de inmigrantes afrolatinos, algo que han sabido aprovechar para resaltar en la escena. “La gente aquí se sorprende, hasta los latinos se sorprenden”, comenta Dun Dun, el de tez más oscura. “En los eventos de afroamericanos sobresalimos por ser latinos y cantar en ‘spanglish’. En los eventos latinos sobresalimos por ser negros”.

Una de las canciones de este disco que mejor lo refleja es ‘Africana’, en la que se despojan de la fanfarronería típica de raperos machistas para mostrar su lado más sensible y declarar su orgullo afrocéntrico en la forma de una sentida oda dedicada a todas las mujeres negras, empezando por sus madres.

“La renta es cara y sin papeles tú no eres nada”, recita Dun Dun en otra de sus canciones titulada ‘Sueño Americano’, una confesión al ritmo del hip-hop en la que relata sus experiencias personales como adolescente indocumentado viviendo en la Bahía y confrontando las limitaciones tanto personales como artísticas que su estatus migratorio le impuso.

“Está basado en mi vida, pero también la de mis primos”, explica Dun Dun. “Yo no soy el único que estaba indocumentado, así que yo veía los problemas que ellos pasaban. Nos querían llevar a tocar a un país y yo no podía ir… Frustrado porque mi mamá me está llamando y me está pidiendo plata y yo no le puedo mandar… Esa canción fue un desahogo. Yo no soy el tipo de persona que le habla de mi vida personal a mucha gente. Yo lo prefiero escribir en una canción y así me siento mejor”.

Desde que pudo resolver su situación migratoria, Dun Dun ha podido regresar a Panamá a visitar a su madre y sus amigos, pero todavía les queda a Los Rakas una cuenta pendiente, el sueño de ambos de ir a tocar en su tierra natal. “Cuando fuimos de visita a Panamá, nos trataron como si fuéramos un boxeador o un atleta famoso que está representando al país afuera”, comenta Dun Dun, “por eso, nuestro show allí lo queremos hacer bien. En lo posible conseguir un ‘sponsor’, para que el show pueda ser gratis y puedan ir todos a vernos. Que la gente la pase bien y se acuerden de ese momento como la primera vez que Los Rakas llegaron a Panamá”.

?>