Vecinos rechazan anuncios para vender casas en Boyle Heights

Vecinos indignados por avisos y posible aburguesamiento del sector de Boyle Heigths
Vecinos rechazan anuncios para vender casas en Boyle Heights
Lauren Yonai muestra una foto de su casa estilo victoriano en el barrio de Boyle Heights.
Foto: La Opinión - urelia Ventura

¿Por qué rentar en el centro cuando podrías comprar en Boyle Heights?

Con ese encabezado, en unos volantes que cayeron en manos de vecinos, se levantó la chispa de indignación contra el aburguesamiento del tradicional barrio angelino.

La compañía inmobiliaria Adaptive Realty, planeaba un recorrido en bicicleta de una hora por Boyle Heights, seguido de 30 minutos de discusión para este sábado.

“Sea propietario por mucho menos de lo que estás pagando de renta”, decía el volante, que describe el barrio de inmigrantes latinos como “encantador, histórico, ideal para caminar y andar en bicicleta”.

Prometían que con un enganche de $40 mil y un crédito decente, los residentes del centro podrían hacerse propietarios.

Erick Huerta, un líder comunitario de Boyle Heigths, condenó los esfuerzos por atraer compradores de casas y departamentos al histórico barrio.

“Ahora que las cosas han cambiado, mejorado, que no hay tanta violencia, ni pandillas, quieren venirse para acá”, indicó.

“Nosotros no queremos aquí, gente que no entienda ni respete nuestra historia, ni a nuestra comunidad”, señaló el también bloguero de 33 años, nacido en México pero quien desde los siete años vive en Boyle Heights.

Tampoco quiere que les pase, lo que ha sucedido en otras áreas de la ciudad, que se han encarecido con la llegada de nuevos inquilinos más pudientes como en Echo Park. “No queremos que nuestra gente sea desplazada porque se vuelva tan costoso, que ya no sea posible vivir aquí”, cuestionó.

Por décadas, Boyle Heights fue un barrio plagado de pandillas y pobreza pero en los últimos años, se ha sentido una infusión de dinero que ha puesto de moda al vecindario.

Tanto fue el malestar de los vecinos, que la compañía inmobiliaria canceló el tour de posibles compradores. Es más, les ofrecieron una disculpa.

Moses Kagan, presidente de la compañía Adaptive Realty dijo que entendía el temor de los residentes a perder sus casas. “Ese es un miedo primordial, y es importante que la gente como yo, lo reconozcamos, y tratemos de comprenderlo’, expuso.

Kagan canceló el tour pero invitó a los vecinos a escribirle con comentarios que describan sus miedos a la transformación del área para difundirlos entre los inversionistas. “Nosotros en Adaptive, tenemos un especial deber de escuchar a la gente, y arreglar los viejos edificios de manera respetuosa para las comunidades en las que trabajamos”.

Rose Acosta Yonai, nació y creció en Boyle Heights. Es propietaria de una hermosa casa estilo victoriana que la familia compró hace 64 años. “El aburguesamiento tiene una connotación negativa que puede resolverse de una manera planeada atendiendo a la comunidad”, opinó.

“Se tiene que explicar a los vecinos de qué se trata, porque les asusta lo desconocido, y el miedo a ser desplazados”, dijo.

Acosta Yonai consideró que la llamada ‘gentrificación’ tiene un cambio positivo porque trae sangre nueva. Los jóvenes latinos que se fueron a la universidad, y que están regresando al barrio con nueva energía. Este cambio eleva el valor de las propiedades. Además podemos retener nuestras tradiciones, y modernizarnos al mismo tiempo”.

Recordó no obstante, que con o sin aburguesamiento de Boyle Heights, existe la gran necesidad de tener más vivienda a precios accesibles

El problema es a medida que un barrio popular se hace de clase acomodada, los pobladores históricos ya no pueden pagar el aumento de los impuestos catastrales, y se tienen que ir a otra parte, argumentaron los vecinos.

?>