Felipe Scolari toma sus precauciones

Timonel de la verdeamarela no se fía de México
Felipe Scolari toma sus precauciones
Neymar y Willian participan en el entrenamiento de Brasil.
Foto: EFE

TERESÓPOLIS, Brasil (NTX).— El técnico de la selección brasileña de futbol, Luiz Felipe Scolari, se notó más preocupado por el enfrentamiento del 17 de junio contra México, que por el partido inaugural de la Copa del Mundo ante Croacia

Aunque se medirá a los croatas el 12 de junio, el estratega brasileño ya piensa en el Tricolor.

Así lo demostró ayer durante un entrenamiento, al ensayar jugadas ordenadas en la zona defensiva.

Scolari hizo pausa en la práctica y llamó la atención a sus jugadores por errar en la realización de las mismas; algunas de éstas le han costado caro a los amazónicos frente al combinado mexicano.

“El 50 por ciento de la jugadas de México pasa por aquí. No hay necesidad de analizar mucho para que la gente lo vea, ya recibimos 10 goles de México así, ya perdimos unas Olimpiadas con México así”, manifestó el entrenador en declaraciones tomadas al portal mediotiempo.

La llamada de atención por parte de “Felipao” fue para sus zagueros Dante Costa, David Luiz, Henrique y Thiago Silva, que atentos escuchaban.

Scolari ordenó a sus defensores trabajar por separado y enfatizó en recorridos de líneas, jugadas con remate de cabeza y despejes de balón.

Tal y como declaró el estratega del país sede del Mundial 2014 hace algunas semanas, la selección azteca es una “piedrita en el zapato para Brasil”.

El Tri ha hecho daño al “Scratch du Oro” en competencias internacionales, la última en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 al derrotarlos en el partido final por la presea dorada con marcador de 2-1.

Ayer, el presidente de la Confederación Brasileña de Futbol (CBF), José María Marín, y quien le sucederá en el cargo a partir de 2015, Marco Polo del Nero, llegaron en helicóptero poco después del entrenamiento para encontrarse con la delegación verdeamarela en la Granja Comary, el campo de entrenamiento de Brasil en Teresópolis.

Antes del Mundial, Brasil jugará dos encuentros amistosos, el primero contra Panamá el próximo martes, y tres días después entrará una vez más en acción para enfrentar a la selección de Serbia.