Los angelinos tienen… condiciones físicas promedio

Los Ángeles ocupa la posición 19 entre 50 ciudades de acuerdo al ejercicio que realizan sus residentes
Los angelinos tienen… condiciones físicas promedio
Juventino Rodríquez se ejercita en un caminador mecánico del Parque El Cariso, de Sylmar.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

La latina Élida González ha decidido dejar su vida sedentaria y dedicar un poco de tiempo a la actividad física.

“Hasta hace seis meses nunca había hecho ejercicio”, dice González, de 44 años, mientras prueba los aparatos del área de recreo del Parque El Cariso, de Sylmar.

Lo grave es que su escasa actividad física es más común de lo que ser cree, por lo menos en el área de Los Ángeles según una reciente encuesta de la Fundación Anthem Blue Cross y la Universidad Americana de Medicina Deportiva.

En ella se revela que Los Ángeles ocupa el lugar 19 con respecto a la condición física de sus habitantes, en una lista de 50 ciudades del país.

El estudio anual se basó en el Índice de Condición Física Americana, con una escala de 100 puntos. El área de Los Ángeles obtuvo una calificación de 53.4 mientras que la puntuación más alta, 77.3, la obtuvo Washington D.C.

Sin embargo, algunos latinos tratan de llevar una vida que quizás ayude a todos a obtener una mejor posición en el siguiente estudio.

“He bajado de peso y he sentido como más energía. Al principio uno se cansa pero después se adapta y el día que no hace ejercicio se siente que hace falta”, dijo la señora.

En el informe, los angelinos tuvieron resultados malos con respecto a la diabetes. De acuerdo con la Oficina de Salud Minoritaria del Departamento de Salud y Recursos Humanos de Estados Unidos, los latinos tienen un 50 por ciento más de probabilidades de morir por complicaciones debido a esta enfermedad.

Yolanda Mares nunca ha padecido de diabetes pero el ejercicio le ha servido como parte de la recuperación de una anemia aplásica. Después de un trasplante de médula ósea, la medicina y la quimioterapia causaron estragos en su memoria, por lo que decidió retomar la actividad física que realizaba antes de enfermar.

“Ya me recuperé y deje de tomar pastillas, pero el médico me recomendó hacer ejercicio todos los días, porque eso me ayuda a recuperar la memoria”, dijo Mares, de 31 años, mientras hacía ejercicio en el Parque El Cariso, junto con su hermana Sendi Maldonado. “Siento que me da energía y me siento más fuerte”, dijo.

Pero no todo fue mala calificación para los angelinos. La encuesta destaca que estos consumen diariamente dos porciones de fruta y tres de verduras, fuman menos que los habitantes de otras ciudades y algunos se dirigen a su trabajo en bicicleta o caminando.

Amalia Jiménez se ejercita caminando desde que tenía 14 años, motivada por su hermano mayor. Sin embargo, lo dejó por unos seis años y solo volvió al ejercicio después de una operación de la vesícula.

“Comencé de a poquito, solo para mantenerme, pero siempre he hecho más que ahora. Aquí camino todo el parque, corro dos vueltas y camino otra”, dijo la mujer de 48 años. “Pero ahora siento más energía que en la época en que no caminaba. En esa época me sentía agotada, cansada, sin ganas de hacer a veces nada”, añadió.

Pero además de caminar, la enfermedad de Jiménez la motivó a cambiar su alimentación, proceso en el que incluyó a su familia.

“Después de la operación, todo lo que comía me caía mal y tuve que buscar formas para alimentarme mejor”, dijo Jiménez. “Tenía que buscar cosas saludables y que me cayeran bien”, añadió.