Madre e hijo se gradúan juntos de la Academia del Sheriff (fotos)

Son parte de los 91 graduados de la Academia del Sheriff de Los Ángeles
Madre e hijo se gradúan juntos de la Academia del Sheriff (fotos)
Gina Contreras y su hijo Jeremy Sepúlveda son también compañeros de trabajo.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Una madre latina y su hijo se graduaron ayer de la Academia del Sheriff, en la primera generación de alguaciles de la era posterior a Lee Baca.

Gina Contreras, de 46 años de edad, estará asignada como guardia en la cárcel Twin Towers, mientras que su hijo Jeremy Sepúlveda, de 21 años, trabajará en el centro de recepción de reclusos.

Esta pareja de alguaciles madre-hijo es la primera que se registra dentro del Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD) y para ellos representa un orgullo el haber completado juntos las 20 semanas de entrenamiento.

“Fue emocionante, ahora hay más retos y responsabilidades y más oportunidades, la puerta está completamente abierta ahora”, mencionó la agente Contreras. “Yo he trabajado en el Departamento por siete años como asistente de custodia, pero en el nivel más alto, decidí empezar una nueva responsabilidad al entrar a la Academia junto con mi hijo”.

“Yo también ya estaba trabajando en el Sheriff, tengo dos años, pero en cuanto cumplí los 20 años y medio, que es el requisito, decidí ingresar a la Academia y fue una experiencia muy buena tener a mi mamá como compañera, recibimos mucho apoyo de los compañeros”, comentó el oficial Sepúlveda.

Madre e hijo son parte de los 91 graduados de la Clase 399 que ayer viernes rindieron juramento en las instalaciones de la Academia del Sheriff, en Whittier.

“Esta no es una profesión para cualquiera y ahora ustedes son parte de un extraordinario grupo de élite, un grupo que correrá hacia el peligro y no del peligro”, dijo la sheriff del condado de Orange, Sandra Hutchens, como oradora principal de la ceremonia.

“Pero recuerden”, agregó Hutchens, “donde quiera que estén, ya sea en las cárceles o en las patrullas, nadie de nosotros está por encima de la ley”.

El sheriff John Scott les reiteró a los graduados que nunca permitan que la placa que ahora llevan en el pecho se deslustre por ningún motivo.

“Nunca hagan algo que deshonre al Departamento, a ustedes o a su familia”, recalcó Scott.

Esta generación de alguaciles es la primera en la nueva era del LASD tras la salida de Lee Baca, quien estuvo al frente de la corporación durante 15 años y tuvo que retirarse en medio de un escándalo de abuso de la fuerza y mal manejo de los recursos.

De los 91 graduados, 39 son de origen latino, es decir, el 42% de la clase. Antes de esta generación el 26% de los agentes del LASD eran latinos y el 60% blancos, cifras que no representan a las comunidades a las que sirven.

Sin embargo, a decir del sheriff Scott, se están haciendo esfuerzos para cambiar esos número. Del total de los 18 mil empleados del LASD, indicó, el 40% es de ascendencia hispana, con más de 4 mil empleados bilingües.