After gym: pelo de ataque

Lavarte el pelo cada vez que vas al gym es un no, no para tu cabello.
After gym: pelo de ataque
Olvídate de andar lavando tu pelo todos los días.
Foto: Stella McCartney www.flickr.com

Hacer ejercicio dos o tres veces a la semana ha obrado maravillas: ha mejorado el aspecto de mi piel, mi cuerpo y me siento relajada y satisfecha. Pero no toda ha sido un jardín de rosas, pues mi pelo comenzó a lucir como un estropajo. Claro, cometí un gran error: comencé a lavarlo cada vez que salía del gym. Para que no sufras como yo, compartiré algunos consejos para cuidar tener una melena tan saludable como tu cuerpo.

Lo que no debes hacer

En primer lugar: sé que te sientes sudada y pegajosa después de una buena sesión de entrenamiento, pero no sucumbas a la tentación de lavar tu cabello cada vez que haces ejercicio. El problema es que el champú no sólo arrastra el sudor y la suciedad, sino que te quita la capa protectora del cuero cabelludo, dejándolo seco y débil. También, evita usar colas de caballo apretadas, pues la tensión hace que el cabello se quiebre y los folículos se debiliten y cedan.

Lo que sí debes hacer

Usa el champú con moderación. Puedes usar acondicionadores sin siliconas para “lavar” tu cabello después del gimnasio. Parece extraño, pero estos acondicionadores tienen tensioactivos (las sustancias que limpian) pero en menor proporción, por lo que limpiarán y humectarán sin resecar. Hay marcas económicas y fáciles de encontrar, como el Suave Naturals, que puedes usar. Este método se llama co-wash y es ideal para quienes nos teñimos el cabello.

También puedes probar enjuagarlo con vinagre de sidra de manzana, que limpiará sin maltratar tu cabello. Haz una prueba, pues no a todas les viene bien. Alguna vez me dijeron sobre el uso de tónicos astringentes. Nunca los probé, pero he recibido buenos comentarios sobre ellos.

Si no tienes tiempo de tomar una ducha después del gimnasio, no te preocupes. Puedes usar champú en seco. Hay muchas marcas en las tiendas y te sacarán del apuro.

Utiliza productos de buena calidad. Busca champú y acondicionadores sin sulfatos. No olvides usar un protector térmico si utilizas secador o plancha para alisar el cabello; aunque lo ideal sería dejarlo secar al natural. Tu cabello es hermoso tal cual es y aceptarlo, sin tratar de alterar su aspecto todo el tiempo es el primer paso para que luzca saludable.