¿Quién dijo que las mujeres no sabemos manejar?

El oficio de camionera tiene buenas oportunidades de trabajo
¿Quién dijo que las mujeres no sabemos manejar?
Las camioneras reciben el mismo pago que compañeros del sexo opuesto.
Foto: Shutterstock

Elizabeth López es camionera y adora a su trabajo.

“Siempre quise manejar camiones“, asegura la madre soltera, quien esperó a que sus hijos crecieran, antes de lanzarse a la ruta. “Cuando llegó mi turno, puse mi confianza en el Señor, y salí al camino”.

En la actualidad, López hace viajes locales, pero por mucho tiempo manejó de estado a estado.

“Me encantaba despertarme cada día en un lugar diferente“, recordó López, quien gracias a su trabajo conoció lugares que nunca hubiese imaginado.

“Para mí, este trabajo es como estar de vacaciones, pero me pagan”, agregó.

En la actualidad, el 5.2%, ó una de cada 20 camioneros es mujer, indicó Ellen Voie, Presidenta y CEO de Women in Trucking. La organización sin fines de lucro busca promover el empleo de mujeres en la industria, remover obstáculos y celebrar sus logros.

Según Voie, existen dos factores que afectan a las mujeres a la hora de elegir esta profesión; por un lado, el posible acoso de otros conductores, y por otro los problemas ergonómicos.

“Los camiones no están construidos con la mujer en mente”, admitió Voie.

López confirmó haber escuchado historias de acoso de otras compañeras, pero dijo que sólo una vez tuvo problemas de este tipo.

Mucho ha cambiado en los últimos años”, indicó. En los 80, no había duchas para mujeres en los paradores y las camioneras no eran reconocidas como tal.

Según López, otra dificultad de la profesión es encontrar pareja. Las mujeres que hacen viajes interestatales recorriendo el país tienen que dejar a su familia por días y semanas.

“Y eso requiere una fortaleza especial, no física, sino mental”, indicó López que sólo pesa 120 libras y mide 5.2 de altura.

“La nueva generación de camioneras es una generación de mujeres fuertes e independientes, y muchos hombres se sienten intimidados, porque prefieren a alguien que los necesite”.

A lo largo del camino, las mujeres encuentran muchos prejuicios machistas.

“Una vez, un camionero me dijo que en lugar de manejar, debería estar cocinando y yo le respondí que si es por cocinar, podía cocinar en el camión“, contó López riéndose. Los camiones vienen equipados con camas y algunas mujeres viajan con sus hijos.

“Las madres hacemos lo que podemos para mantener a nuestras familias, antes de pedir asistencia al gobierno”, señaló con orgullo.

López viaja con sus dos perros que la acompañan y la protegen. Una estación de radio de música cristiana, libros de audio y el teléfono celular –en los estados que lo permiten- también la acompañan durante las largas horas detrás del volante.

¿Su consejo a otras mujeres que quieren ser camioneras?: “Si hay algo que quieres hacer, debes intentarlo. Nunca permitas que nadie te diga que no puedes hacerlo“.

Voie también aconsejó a otras mujeres a animarse. “Es un buen trabajo, y uno de los pocos en los que las mujeres reciben el mismo pago que los hombres. Luego de tres semanas de entrenamiento, ya puedes estar trabajando y ganando un buen sueldo”.

Para más información, visita http://www.womenintrucking.org.