The Last Stand: ¡adiós a los cólicos!

Los cólicos son los culpables de muchos de nuestros pesares. Sácalos del juego con estos tips.
The Last Stand: ¡adiós a los cólicos!
No seas víctima de los cólicos.
Foto: Shutterstock

Un dolor punzante estremece el vientre, va y viene en oleadas. Sé que ha comenzado ese momento del mes. Para muchas mujeres este relato les resulta familiar, pues los cólicos son un mal que nos persigue cada 28 días y que parecen casi inevitables, como si fuésemos víctimas de nuestro género. No desesperes (aún), luego de años sufriendo de dolores intensos, descubrí que hay varias cosas que podemos hacer para despedirme de los cólicos.

Descubre la causa

El dolor pélvico puede ser bastante engañoso, pues puede deberse a molestias intestinales, menstruación e incluso infecciones urinarias. Es importante determinar las causas y para ello debes acudir al médico, sobre todo si es un dolor repentino e inusual y está acompañado de síntomas como fiebre, diarrea o náuseas. El tratamiento dependerá de esto.

¿Cómo prevenirlos?

En el caso de los cólicos producidos por infecciones urinarias, resulta importante tomar mucha agua y tener una higiene sexual adecuada, además de cuidar la alimentación para prevenir los cálculos renales. Para evitar los de origen gastro-intestinal, a menudo causados por gases, es necesario tener una alimentación balanceada y evitar alimentos ricos en grasas o muy condimentados. Restringe el consumo de comida chatarra, es mejor comer en casa.

Para prevenir los cólicos menstruales puedes tomar una tableta de ibuprofeno el día antes del inicio de tu periodo. También es importante evitar las bebidas con cafeína, el exceso de sal, el alcohol y el cigarrillo. Asimismo, puedes tomar un suplemento vitamínico que contenga calcio, potasio, hierro y vitamina D, pues estos ayudan a combatir el SPM. Si tienes mucho dolor, puedes pedirle al médico que te recete píldoras anticonceptivas, que regularán tus periodos.

En mi experiencia, lo más efectivo ha sido hacer ejercicio y una alimentación saludable. La actividad física previene los dolores menstruales; mientras que una dieta baja en carbohidratos y rica en vegetales proporcionan fibra que regula el sistema digestivo. También es importante tener una actitud positiva. Querer y cuidar tu cuerpo, respetar y entender tus procesos femeninos es imprescindible para aliviarte. Recuerda consultar al médico si el dolor o la molestia es persistente, como recomienda la doctora Ana Palacios Marqués.