Tos Ferina no se detiene

Urgen vacunar a las embarazadas y a menores que van al séptimo grado
Tos Ferina no se detiene
Jett Irribarra es uno de los miles de casos en California.
Foto: Suministrada

Hace unas semanas Jett Irribarra, de 3 años de edad, se despertó a media noche tratando de respirar y con una tos tan severa que vomitó. Sus padres lo llevaron inmediatamente al hospital.

“Al sólo ver los síntomas y esa tos que termina con un chillido (el doctor) dijo que seguramente tenía tos ferina”, dijo Jessica Irribarra, madre del menor.

Jessica dijo que gracias a los antibióticos y a los esteroides que le recetaron, el pequeño mejoró gradualmente. Sin embargo, esa tos persistente, muy característica de la tos ferina, lo acompañó a Jett por varias semanas.

Jett es uno de los 2,649 casos que se han registrado del 1 de enero al 27 de mayo del presente año, en California. Esta es la cantidad de contagios más alta desde la epidemia del 2010, la cual fue el mayor rebrote en más de 25 años.

Lo más preocupante para las autoridades es que el brote aún no termina y que la cantidad de casos parece no cesar. Sólo en abril se reportaron más de 800 casos.

“Es probable que el número de casos de tos ferina continúe aumentado”, dijo el Dr. Ron Chapman, del Departamento de Salud Pública de California.