Charo nos dice que ‘cuchi cuchi’ no es sexual. ¿Tú qué piensas?

Charo habla de lo que esta frase le ha hecho ganar

Charo ha conocido a muchos Presidentes, pero no a Barack Obama.
Charo ha conocido a muchos Presidentes, pero no a Barack Obama.
Foto: Getty Images

Su presencia no pasa inadvertida. En principio, Charo llama la atención por bulliciosa, por su esponjosa cabellera rubia y por su envidiable figura.

A sus sesenta y tantos años, luce un cuerpo espectacular. Asegura que mantiene la misma figura y medidas que cuando era una jovencita.

Charo es cantante, bailarina, aclamada guitarrista y actriz española. Su frase: “cuchi cuchi”, que la hizo mundialmente famosa.

El domingo, la reconocida presentadora de televisión Oprah Winfrey, estrenará en su canal OWN, Oprah: Where Are They Now (¿Dónde están ahora?) y Charo es la primera personalidad en ser entrevistada, junto a miembros de la serie The Love Boat, en la que actuó varias veces.

¿Qué fue lo más importante que le revelaste a Oprah?

Lo más importante fue [hablar de] la pasión por el trabajo que mi hermana y yo hicimos por lograr el sueño americano. Quise pasar el mensaje del sacrificio tan grande que se hace cuando quieres triunfar no usando el sexo, simplemente trabajando con tu talento y perfeccionar algo que puedes hacer bien. Es cuando me puse seria porque yo no conocí la vida de lo que era ser adolescente, de tener un novio o el buen tiempo que pasan los jóvenes. Yo solo estuve trabajando y los aplausos del publico han sido mi recompensa. Desde que nací, mi vida fue todo trabajo, sacrificios y estrés, pero no felicidad personal. Mi vida empezó cuando me casé con mi marido Kjell [en 1978] y con el nacimiento de mi hijo encontré la felicidad completa como mujer. Anteriormente era como una máquina.

¿Cómo fue que surge esa expresión del “cuchi-cuchi”?

En este país se cree que está relacionado al sexo, pero la verdad es que cuando era niña, mi abuelo tenía un perrito con dientes filosos que le llamábamos “cuchillo” o “cuchi”. Cuando el perrito estaba feliz, se movía “p’adelante y p’atrás” y yo lo imitaba gritando “¡cuchi cuchi!”. Lo cierto es que se convirtió en mi marca. Para mí “cuchi cuchi es triunfo, historia y felicidad. La expresión quiere decir ¡viva la vida!.

¿Pensó que esa frase sería el centro de su fama?

No, nunca. Pero, el “cuchi cuchi” para mí me ha enseñado el camino al banco. Cada vez que digo “cuchi cuchi” el dinero llueve. Desde niña, lo usaba como protección para hacer a la gente reír. Cada vez que me metía en problemas me paraba y me movía diciendo: “cuchi cuchi”, y la gente se reía y olvidaba su problema. Y me sigue funcionando.

Siempre proyecta mucha alegría y energía. ¿Qué hace cuándo se siente triste?

Me como una barra entera de chocolate y empiezo a ponerme mejor . Si no tengo muchos problemas que me agobien, después del chocolate, me estoy sola con la guitarra y toco canciones de otros compositores o compongo las propias. Yo misma me elevo de la depresión y vuelo a la vida normal.

Tiene una figura envidiable, ¿Cuáles son los sacrificios?

El secreto número uno, es que mi cuerpo no he cambiado desde que era joven. Mi hermana Carmen, que diseña mi vestuario, hizo un maniquí de mi cuerpo antes de que tuviera a mi hijo y mi figura se conserva con las mismas medidas hasta ahora. Soy muy activa y corro o bailo. Me gusta correr en la playa sobre la arena. No fumo y solo bebo un poco de vino blanco.

Ha conocido muchos personajes importantes de este país, ¿quién le causó gran impresión?

Sammy Davis, Jr., y los he conocidos a todos. Su talento era mucho más grande de lo que se veía en la pantalla. En el escenario nunca he visto un “entertainer” como él. También Elvis Presley, cuando tenía ganas de trabajar. Cuando no quería trabajar, era otra cosa. Los demás, ni fu ni fa.

¿Qué Presidente que ha conocido le pareció más simpático?

He conocido a muchos. Con Richard Nixon hasta bailé cha cha cha en la Casa Blanca. Él me invitó a la cena de Estado para los Reyes de España. También conocí a Jimmy Carter y fui muy amiga de Ronald Reagan: lo conocí cuando era gobernador de California. A George H. Bush lo conocí en Hawaii, También conocí a Bill Clinton y Bush hijo. Al que no he conocido es a [Barack] Obama.