Listos para la paz

Histórico encuentro entre los líderes israelí y palestino en el Vaticano
Listos para la paz
El presidente israelí Simón Peres (Izq.) da un apretón de manos al presidente Mahmoud Abbas, frente al Papa Francisco.
Foto: EFE

CIUDAD DEL VATICANO.— Los presidentes de Israel, Simón Peres, y de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, dijeron ayer ante el papa Francisco que están preparados para intentar conseguir lo antes posible la paz en Oriente Medio.

Este encuentro sin precedentes del papa Francisco con los presidentes palestino e israelí para invocar la paz se celebró en un rincón de los Jardines Vaticanos.

El papa Francisco instó a “derribar los muros de enemistad y tomar el camino del diálogo y de la paz”.

El papa argentino, quien fue el artífice de esta celebración al cursar la invitación a Peres y Abás en su viaje a Tierra Santa a finales de mayo, deseó que el encuentro de oración de hoy “sea el comienzo de un camino nuevo en busca de lo que une, para superar lo que divide.”

Tras la invocación por la paz en Oriente Medio en esta ceremonia junto a la Basílica de San Pedro, tomó la palabra el papa Francisco.

Alabó la presencia de los dos presidentes, que consideró “un gran signo de fraternidad, que hacen como hijos de Abraham, y expresión concreta de confianza en Dios, Señor de la historia, que hoy nos mira como hermanos uno de otro, y desea conducirnos por sus vías”.

El presidente de Israel, , invocó una paz “entre iguales” para israelíes y palestinos en Medio Oriente.

“Dos pueblos –los israelíes y los palestinos— desean aún ardientemente la paz”, dijo.

Por su parte el presidente palestino Mahmud Abbas imploró seguridad, salvación y estabilidad para su país.

“Te suplico, señor, en el nombre de mi pueblo, el pueblo de la palestina –musulmanes, cristianos y samaritanos- que desea ardientemente una paz justa, una vida digna y la libertad, te suplico, señor, de hacer el futuro de nuestro pueblo próspero y prometedor, con la libertad en un Estado soberano e independiente”, dijo.