4 ejercicios para levantar tu pecho

Realiza estos simples ejercicios y mantén tu pecho firme todo el año.

Las flexiones de brazo tonifican los pectorales, el abdomen y los glúteos.
Las flexiones de brazo tonifican los pectorales, el abdomen y los glúteos.
Foto: Midwestnerd www.flickr.com

Los cambios hormonales, la lactancia, el subir y bajar de peso más el paso de los años hacen que nuestro pecho pierda tonicidad. Por eso, ejercitar y trabajar continuamente esta parte del cuerpo es necesario para mantener el busto firme y en su lugar.

Hoy voy a proponerte cuatro ejercicios para levantar y reafirmar tu busto con pocos elementos que podrás tener en casa o en el gimnasio. Pero cuidado, no nos engañemos, estos ejercicios no aumentan el tamaño del busto, sólo ayudan a combatir las leyes de la gravedad.

4 ejercicios de pechos rápidos y fáciles

  • 1. Flexiones de brazos: Recuéstate estirada sobre el piso y apoya tus manos a la altura de los hombros. Luego, estira tus brazos para levantar tu cuerpo que quedará levemente inclinado. Realiza las flexiones doblando tus brazos y bajando el cuerpo al ras del suelo pero sin tocarlo. Para lograr mejores resultados y evitar lesiones, tienes que apoyarte sobre las puntas de los pies y contraer los glúteos y abdominales para que la espalda no se arquee.

  • 2. Vuelos con mancuernas: Túmbate de espaldas sobre un banco con una mancuerna en cada mano. Levanta los brazos hacia arriba con los codos apenas curvados y con las manos enfrentadas. Desde allí abre y baja los brazos hacia los lados hasta alcanzar la altura del pecho.

  • 3. Equilibrio con balón: Recuéstate boca abajo sobre un balón grande, como los de hacer pilates. Luego, coloca las piernas en línea recta con los pies mirando al piso y los brazos a ambos lados del cuerpo. Manteniendo el equilibrio en esta posición, lleva los brazos hacia adelante a la altura de la cabeza una y otra vez.

  • 4. Ejercicio con barra: Tómate con las manos de una barra que se encuentre adherida al techo. La distancia entre ambas manos debe ser igual al ancho de los hombros. Desde allí, sube y baja contrayendo abdominales y glúteos. Para que te resulte más fácil, puedes flexionar las rodillas hacia atrás durante el ejercicio.