Taxistas piden alto a competencia desleal

Quieren que autos de alquiler que operan a través de aplicaciones de teléfonos sean sujetos a regulaciones
Taxistas piden alto a competencia desleal
El taxista Ruben Barba fue uno de los que se sumó a la protesta.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Cientos de taxistas llegaron a la Alcaldía de Los Ángeles esta semana para presionar a los concejales y el alcalde para que pongan un alto a lo que ellos consideran la competencia desleal de quienes ofrecen servicios de autos de alquiler a través de aplicaciones de teléfono.

“El problema para el público, es que en estos taxis que se solicitan a través de aplicaciones de teléfonos celulares a negocios como Uber, no saben quién es el conductor, y no tienen un seguro cuando están dentro del vehículo”, explicó Marco A. Soto, portavoz de los Taxis Amarillos de Los Ángeles.

Los taxistas denunciaron que conductores de autos de alquiler de empresas que operan mediante apps como Uber, Lyft y Sidecar no son sometidos a exámenes de huellas para verificar sus antecedentes penales, ni a pruebas de drogas, ni ocupan permisos de la ciudad donde recogen a los clientes.

Soto dijo que los que siguen las reglas de la Ciudad, son 2,300 taxis.

“No sabemos cuántos son ellos, pero imaginamos que son miles de vehículos que están operando bajo ninguna regulación”, observó Soto.

Como consecuencia, el negocio les han bajado en un 30% a partir de que en marzo y abril del año pasado, la competencia de los no regulados comenzó a sentirse más fuerte.

Ruben Barba de Whittier, quien lleva seis años trabajando su propio taxi, explicó que esta competencia inició con las empresas de limousinas que trabajan como un taxi, llegaban a un hotel, y les daban un dinero al encargado.

Lo grave, denunció es que la Ciudad no ha hecho nada por regular estas prácticas.

“De repente, empezaron a multarlos y acabaron por no hacerles nada. A mi el negocio me lo han bajado en más del 50%”, anotó.

Lo que ha sucedido, es que por las noches, todos los jóvenes traen un celular, piden un servicio de taxi a Uber, porque cobran más barato, dijo Barba, algo que él considera desleal pues no tienen que cumplir con las mismas regulaciones que ellos.

“Qué tal si yo me compró un autobús, y empiezo a recoger pasajeros y cobró 50 centavos menos. Alguien me va a parar. Por ejemplo, nosotros solo podemos operar en Los Ángeles, y si se me da la gana, levantar gente en Santa Mónica o West Hollywood, me cobran mil dólares de multa y hasta cárcel”, indicó.

José Luis Orellana quien lleva 20 años trabajando su propio taxi, consideró completamente injusto lo que llamó una “avalancha” de vehículos particulares sin licencia, y sin placa que les hacen una competencia ilegal.

“Nuestra situación se ha vuelto más precaria mientras que la Ciudad no hace su trabajo para exigirles que cumplan con las regulaciones que nosotros si seguimos”, enfatizó.

La mayoría de los choferes de autos de alquiler regulados en la ciudad son inmigrantes de primera generación, de todas las razas. “Han invertido todo su dinero en sus taxis”, destacó Soto.

El concejal Gil Cedillo dijo que apoyaban a los taxistas quejosos en un problema que podría resolverse a nivel estatal. “Estamos dando nuestro respaldo a la medida AB612 del asambleísta de Sherman Oaks, Adrin Nazarian que obligará a las empresas que operan a través de apps a pagar un millón de dólares en seguros para los conductores. Se verán obligados también a tomarse sus huellas dactilares para revisar su historial criminal.

“La protesta de hoy es más que nada un intento para distraer de los hechos”, djo Eva Behrend, portavoz de Uber.

Agregó que están orgullosos de proveer un seguro comercial de un millón de dólares de cobertura para todos los vehículos involucrados en un viaje vía la plataforma de Uber. “Mucho más que la mayoría de los taxis en el estado”, enfatizó.

Dijo además que sus conductores tienen que pasar un examen riguroso de antecedentes criminales de siete años atrás, comparado con cinco años de los taxistas regulares.

La semana pasada, un conductor de Uber fue arrestado bajo sospecha de secuestrar a una mujer y llevarla a un motel de Panorama City.

“En lugar de atacar a los conductores trabajadores de California que ofrecen un servicio vital a los residentes y visitantes a lo largo del estado, el concejal Koretz debe trabajar con nosotros para atender la tasa de desempleo de casi 10% en Los Ángeles”, expuso