Euforia por fotos de Merkel con selección alemana de fútbol

Polémica y euforia casusaron las imágenes de la canciller alemana con la selección nacional de fútbol en los vestidores después de su triunfo sobre Portugal
Sigue a La Opinión en Facebook
Euforia por fotos de Merkel con selección alemana de fútbol
Las fotografías recorrieron las redes sociales y las páginas de Internet.
Foto: EFE

Alemania.- La fotografía de la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, junto a la selección nacional de fútbol en los vestidores después de su triunfo sobre Portugal, recorrieron este martes las redes sociales y las páginas de Internet en el país.

Además, Merkel se dejó tomar un selfie con el seleccionado alemán Lukas Podolski.

El triunfo de la escuadra alemana 4-0 sobre Portugal, puso a la canciller “literalmente a brincar y a gritar de gusto” con cada nuevo gol de su selección.

Para el mediodía de este martes, las imágenes de los futbolistas con Merkel habían sido bajada por 400 mil personas.

Podolski había prometido a sus aficionados que lo siguen en internet el selfie con la canciller federal y lo colgó en la red sólo unos minutos después del cuarto gol de Alemania.

La fotografía lo muestra pasado el brazo sobre los hombros de la canciller Federal y ambos ríen entusiasmados mirando al celular que utilizaron para el selfie.

Pero la política es la política y a ella pertenecen también las críticas.

Críticos del gobierno alemán se expresaron en desacuerdo con la presencia de Merkel en el vestidor de los futbolistas en cuanto terminó el encuentro de Alemania contra Portugal en el Mundial Brasil 2014.

Otros criticaron los gastos de miles de euros que costó el viaje y estancia relámpagos de Merkel en Brasil y señalaron que había sido un viaje de placer.

Sin embargo, las horas que Merkel estuvo en el país sudamericano las utilizó para entrevistarse con la presidenta anfitriona Dilma Rousseff, quien la recibió en forma oficial.

Durante el encuentro, las dos poderosas políticas acordaron que a partir de ahora habrá consultas bilaterales entre los dos gobiernos al máximo nivel.

Otras opiniones que cursaron en Internet sobre las fotografías de Merkel, fue el sarcasmo de que “es la madrecita de la nación”.

La imagen en los vestidores donde aparece Merkel rodeada de los jugadores, algunos de ellos sin camiseta, fue tomada por el fotógrafo oficial del gobierno alemán, Guido Bergmann.

A pesar de las críticas, las fotografías del lunes se pueden calificar de ser la mejor publicidad para Merkel, ya que la mayor parte de los 81 millones de alemanes vio el partido y rugió al unísono a cada gol.

Y no sólo eso: cada vez que las cámaras enfocaban la tribuna donde estaba presenciando el partido Merkel, la gente en los bares y cafés de Alemania le echaban porras: “Angie, Angie, Angie!”, gritaban.

Ahora ya nadie descarta que si Alemania llega a la final, Merkel estará ahí en primera línea en el estadio brasileño.

Mientras, los comentarios de políticos del gabinete sobre el selfie de la canciller, fueron encabezados por el ministro del Interior, Thomas de Maiziere, quien declaró este martes que si el seleccionado Sami Khdira le permite acercarse, se tomaría un selfie con él con mucho gusto.

Seguro tendrá la oportunidad porque en su calidad de Ministro del Interior y del Deporte va a estar presente en el partido de octavos de final en Brasil.

Comentó que pocas veces había visto a la selección alemana tan compacta en todos sus flancos, pero alertó a los alemanes a mantener los pies en el piso y no hacerse grandes ilusiones.

A pesar de que Merkel estuvo todavía el lunes en la tarde de Alemania en Brasil presenciando el partido y después de volar enseguida de regreso al país europeo, la jefa del gobierno alemán encabezó este martes un intenso programa de trabajo en Berlín.

Recibió con honores militares al primer ministro de Túnez, Mehdi Jomaa, se entrevistó con él y después ambos se presentaron en una breve conferencia de prensa conjunta.