La violencia es la causa

Sigue a La Opinión en Facebook

Washington

La emergencia humanitaria sin precedente que afronta EEUU en realidad comienza en Centroamérica, desde donde miles de niños solos y familias enteras emigran hacia el Norte huyendo de la pobreza y la violencia, más que para reencontrarse con sus familias en este país.

Así lo indicó un informe divulgado ayer por la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), un centro de estudios especializado en asuntos de desarrollo en la región.

El informe, basado en entrevistas con menores que emigraron “sin papeles” de México y Centroamérica, fue divulgado justo cuando el gobierno de EEUU afronta presión de grupos de todo el espectro político para resolver la crisis de los niños migrantes en la frontera sur.

Se calcula que 2014 cerrará con alrededor de 90 mil menores no acompañados detenidos en la frontera.

El informe, titulado “La otra frontera de México”, subraya que la crisis actual se origina en las “barriadas azotadas por la violencia en Centroamérica”, pasa por las líneas ferroviarias y los hacinados centros de detención en México, y culmina en la inhóspita zona desértica de la frontera con EEUU, donde mueren centenares de migrantes cada año.

“También necesitamos mirar hacia más al Sur”, aconsejó Maureen Meyer, de WOLA.