Pros y contras de dormir con tu mascota

Dormir con tu mascota tiene pros y contras. Conócelos para obtener lo mejor de esta experiencia.
Pros y contras de dormir con tu mascota
Dormir con tu mascota puede ser benéfico o contraproducente, según tu punto de vista.
Foto: Shutterstock

Extraño esas noches cuando dormía con mi gato Pancho, el cual, desafortunadamente, se fue de este planeta hace año y medio. Sin embargo, esas épocas me enseñaron mucho sobre las ventajas y desventajas de dormir con una mascota. ¿Te has preguntado cuáles son? Conócelas y decide si continuarás acurrucada al lado de tu animal de compañía o le buscarás un mejor lugar por las noches.

Ventajas

  • Fortaleces un vínculo especial con ese ser especial: No niegues que amas más a tu pequeño gato o perro que a esas “amigas” envidiosas y en ocasiones poco gratas. Dormir con ellos logrará que estén más cerca uno del otro, ¡figurativa y literalmente!
  • Podrás conciliar mejor el sueño: Si tienes problemas para dormir rápidamente por la fatiga cotidiana u otro tipo de problemas, te darás cuenta que dormirás más plácida y profundamente en cuanto abraces a tu mascota. Así que adiós a la tensión, al estrés y al insomnio.
  • Adiós a la tristeza: Ese pequeño (¡o mediano o grande!) ser te hará sentir amada incondicionalmente aun en las noches más frías y los momentos más tristes, al instante.
  • Mejorará tu salud: Dormir con un animal de compañía reduce la presión arterial considerablemente debido al intercambio de cariño y de sensaciones agradables.

Desventajas

  • Tendrás que entrenarlo adecuadamente: Tienes que educar a tu mascota para que haga sus necesidades fisiológicas antes de subirse a tu cama. Esto llevará tiempo, paciencia y tal vez tendrás alguna desagradable sorpresa de vez en cuando (ya sabes a lo que me refiero).
  • ¿Eres maniática de la higiene?: Si es así, te espera un largo trabajo, el cual incluye desparasitar a tu gatito o perro con la frecuencia adecuada, asegurarte que no seas alérgica a su pelo y acostumbrarte a su particular olor.
  • La hiperactividad puede ser un problema: Si tu mascota se mueve mucho durante la noche o incluso ronca o hace otro tipo de ruidos, esto podría trastornar tu sueño al principio. Tomará tiempo para que te habitúes a tu nuevo compañero.
  • Cuidado con los rasguños: Tal vez sea necesario cortar las uñas de tu perro o gato constantemente para evitar cualquier tipo de accidente, así que tendrás que invertir en una buena estética veterinaria.