Qué es el puerperio y cómo recuperarte

Se trata de la etapa entre el parto y la primera menstruación.
Qué es el puerperio y cómo recuperarte
El puerperio ocurre luego del nacimiento de tu bebé.
Foto: Newborn por Joshua Rappeneker, disponible bajo Licencia de Atribución "Sharealike" en http://www.flickr.com/photos/joshua / 9131353649/

Puerperio… una palabra que encierra tantos misterios, sobre todo si estamos esperando nuestro primer hijo. Conversando con mi médico hace un tiempo, me explicó todo sobre esta etapa y ahora lo quiero compartir contigo para que sepas qué es y cómo superarlo.

¿Qué es el puerperio?

El puerperio es el tiempo que se extiende desde el momento del parto hasta que aparece la primera regla. En el caso de que el bebé tome sólo biberón, la menstruación se presenta luego de los 40 o 45 días y puede extenderse hasta por dos años si le das el pecho a tu hijo. Durante esta etapa tu cuerpo volverá en forma lenta pero sin pausa al estado que tenía antes del embarazo.

Pasadas las primeras 24 horas luego de dar a luz, los doctores y las enfermeras te controlarán muy de cerca para asegurarse que todo está bien y marcha de maravilla. Si tu hijo nació por parto natural, revisarán la episiotomía. En cambio si fue por cesárea le prestarán atención a los puntos que te han dado en el quirófano para asegurarse que no haya infección o algún otro tipo de problema. En todos los casos, el profesional controlará que el útero disminuya de tamaño, la cantidad de flujo sanguíneo y también que el endometrio cicatrice de manera correcta.

No te asustes si sientes fuertes calambres estomacales sobre todo cuando le das el pecho a tu hijo, eso es buena señal, pues indica que el útero está volviendo a su lugar. Por lo general, estos dolores llamados entuertos duran entre 4 y 7 días y desaparecen por sí solos.

Qué hacer para superarlo

  • Descansa muy bien desde el primer momento. Duerme cuando tu bebé lo haga.
  • Comienza a caminar al poco tiempo de haber dado a luz para que tu organismo vuelva a la normalidad.
  • Presta atención a la cicatriz de la episiotomía y al sangrado.
  • En caso de notar calor o dolor en el área donde tienes los puntos o mal olor, acude inmediatamente al centro se salud más cercano.
  • Comienza con la práctica de ejercicios de Keggel para fortalecer los músculos abdominales.

No dudes en consultar con tu médico ante cualquier inconveniente o duda que te surja y, sobre todo, disfruta de tu bebé.