Tips para pasar tiempo de calidad con tu familia

Aplica perfectamente el adagio de que la calidad es mejor que la cantidad.
Tips para pasar tiempo de calidad con tu familia
Las comidas en familia son una excelente forma de pasar tiempo de calidad con los hijos.
Foto: Shutterstock

Una de mis mayores preocupaciones cuando decidí volver a trabajar, luego de que mis dos hijas dejaran de ser infantes, era el poco tiempo que podría dedicarles a partir de ese momento.

Sin embargo, gracias a los consejos de mi propia familia y algo de sentido común, creo que he logrado cierta armonía, de la que estoy orgullosa. Por eso creo que vale la pena que te cuente mi experiencia, resumida en unos pocos tips.

Planificar y organizarse

Hay personas que son buenas improvisando. Yo no. Si no incluyo una actividad en mi agenda se me hace difícil realizarla. Por ello trato de organizar siempre algún tipo de salida durante el fin de semana con mis hijas y mi pareja.

No tiene que ser costosa ni mucho menos, alguna vez es simplemente un paseo por algún parque o sitio natural cercano al que podemos llevar nuestra propia comida, por ejemplo. De lo contrario, si no lo planifico y organizo, nos dejamos llevar por las obligaciones cotidianas y cada quien termina por su lado.

Hagámoslo juntos

Por otra parte, trato de que podamos tomar las comidas en familia, por lo menos el desayuno y la cena. Nada de que cada quien se vaya a su habitación a ver su programa favorito de televisión con una bandeja en las manos. Afortunadamente, al ser una costumbre adoptada desde el comienzo, está muy internalizada por mis niñas.

Eso sí, como una es ya adolescente y la otra está entrando en esta etapa, tratamos de que no planteen en la mesa temas “conflictivos”, como solicitudes de permisos, de compras costosas o de levantamientos de castigos, por citar los más típicos.

A la cocina

Curiosamente, una de las actividades en las que considero que paso mejor tiempo de calidad con mis hijas es cuando me ayudan en la cocina a preparar la cena. No sólo revivo lo que fue mi experiencia con mi abuela materna, sino que me siento transmitiendo parte de mi herencia cultural, lo que me hace muy feliz.

Además, he descubierto que en ese momento mis niñas son más abiertas y francas. Estoy tratando de extender esta experiencia a la mañana del sábado, cuando debemos limpiar la casa, aunque en este caso debo confesar que he encontrado una mayor resistencia.