5 hábitos saludables para iniciar tu día

No, no es magia. Son hábitos simples para no echar a perder tu día antes de las 9 AM.

5 hábitos saludables para iniciar tu día
Dar un salto de la cama puede dañar nuestra espalda.
Foto: Shutterstock

Tu día comienza cuando abres los ojos. Si desde ese momento realizas hábitos saludables, las siguientes 12 horas serán diferentes, tendrás una actitud más positiva para el resto del día.

Conforme estos sencillos hábitos se conviertan en parte de todas tus mañanas, verás la vida de otra forma y tus días serán distintos. Inténtalos. Son fáciles de hacer y recordar. Considera que, según los expertos, se requieren 66 días para forjar los hábitos, así que ¡manos a la obra!

Después de darnos cuenta de que los clásicos “otros 5 minutos” en realidad fueron 20, de inmediato damos un salto: empujamos el cuerpo hacia adelante y nos sentamos sobre la cama. Gran error para nuestra espalda, aunque no lo parezca. La manera correcta de levantarse es girar sobre un costado en posición fetal y sentarse lentamente con apoyo de las manos.

Inicia tu día con una respiración profunda y consciente. Si es posible y no vives sobre una avenida muy transitada, abre la ventana y respira el aire matutino. Trata primero de llenar tu estómago con aire para que tus pulmones se llenen desde abajo y exhala sonoramente para vaciarlos. Comenzarás el día más relajada.

No importa si tienes o no una creencia religiosa. Piensa en tu Dios, el Universo, la Naturaleza, la Energía Universal, la vida, en quien sea que crees que controla lo que tú no puedes controlar y agradece el día que comienza. Es un hábito saludable que mejora tu actitud general.

Pocas veces tomamos conciencia de lo que ocurre en nuestro cuerpo al despertar. Luego de varias horas de ayuno tu cuerpo se prepara para entrar en actividad. Ayúdale a despertar: bebe un vaso de agua tibia en ayunas. Puedes agregar un chorrito de limón. Esto ayuda a limpiar y estimular tu aparato digestivo. Si sufres de estreñimiento vas a adorar este hábito matutino.

Antes de comer cualquier cosa deja pasar unos 15 minutos luego de beber tu agua. Y no comas cualquier cosa. El primer bocado que te llevas a la boca es muy valioso. Trata de que sea una fruta. Esto activará tu estómago y te ayudará a absorber los nutrientes más fácilmente.