Demócratas presentan plan para frenar migración ilegal a EEUU

Líderes demócratas del Congreso presentan medidas para responder a las causas de la migración
Demócratas presentan plan para frenar migración ilegal a EEUU
La propuesta demócrata pide: combate al tráfico de humanos, más ayuda legal para los niños y más inversiones sociales y económicas en Centroamérica.
Foto: María Peña / impreMedia

ID_MIGRANTES

WASHINGTON, D.C.— Los países de Centroamérica tienen la obligación de “decir la verdad” sobre el peligro de los cruces ilegales en la frontera sur y que la mayoría de los niños migrantes que viajan solos serán deportados, afirmaron este jueves varios legisladores demócratas al presentar un plan para atajar la crisis.

Durante una rueda de prensa, líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso presentaron una propuesta “adulta” para responder a la crisis, buena parte de la cual no requiere aprobación del Legislativo.

Su propuesta se basa en: combate al tráfico de humanos, más ayuda legal para los niños y más inversiones sociales y económicas en Centroamérica.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES


Familias centroamericanas son detenidas en gran número en la frontera

Base militar de Oklahoma recibe a menores migrantes

DHS investigará presuntos abusos contra niños en frontera

Piden a centroamericanos no enviar niños solos a EEUU

Crecen críticas a Obama por crisis de niños inmigrantes

Investigadora: ‘los menores huyen, no migran’


“Seamos claros: esta no es una crisis migratoria sino humanitaria … de niños y jóvenes que huyen de la violencia y creen que es mejor arriesgar la vida en el trayecto que quedarse y de seguro morir”, explicó el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez.

Agregó que la crisis tiene dimensiones migratorias, humanitarias, de política exterior, de justicia criminal y de seguridad nacional, y así debe ser la respuesta.

Menéndez enfatizó que aunque EEUU tiene parte de responsabilidad de la narcoviolencia en la región por el consumo de drogas, “eso no absuelve” a los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras de tomar medidas para frenar la emigración ilegal.

En ese sentido, el legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, subrayó que los tres países deben “decir la verdad a su población” sobre el peligro en la frontera y que la mayoría de los niños no recibirá ningún alivio migratorio.

No decir la verdad solo beneficia al lucrativo negocio del tráfico de personas, insistió.

Tanto Gutiérrez como Lucille Roybal-Allard, demócrata por California, enfatizaron la urgencia de que los niños tengan al menos derecho al debido proceso y acceso a asesoría legal.

Aunque ninguno pudo precisar una cifra de cuántos podrán quedarse, señalaron que según el Alto Comisionado para Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR), el 58% de los niños indocumentados no acompañados tiene un “reclamo viable” para recibir protección como refugiados bajo el derecho internacional.

Sin dar detalles, sugirieron ofrecer asilo a jóvenes que puedan ofrecer información para rastrear a los contrabandistas.

La senadora demócrata por Hawai, Mazie Hirono, criticó a quienes buscan politizar la crisis, porque “estos niños tienen miedo”.

Según datos de Naciones Unidas, el número de solicitudes de asilo de migrantes centroamericanos aumentó un 712% entre 2008 y 2013 en México, Panamá, Nicaragua, Costa Rica y Belice, por lo que la crisis afecta a toda la región.

  • Aumentar el combate al tráfico de personas en la frontera (presupuesto actual es de $17,000 millones).
  • Mejorar el intercambio de inteligencia sobre el contrabando de personas, y el combate a bandas criminales.
  • Aumentar a $230 millones la ayuda de EEUU para la Iniciativa para la Seguridad Regional de Centroamérica (CARSI). El presupuesto del año fiscal 2015 es de solo $130 millones.
  • Aprobación de una reforma migratoria integral.
  • Darles oportunidad de que puedan solicitar asilo u otro alivio migratorio.
  • Aprobar $1,800 millones en fondos adicionales para los programas del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) para familias afectadas.
  • Investigación de trato a niños en centros de detención, y evitar su detención prolongada.
  • Analizar alternativas menos costosas a los centros de detención para familias.
  • Proteger el derecho al debido proceso y evitar trámites expeditos para la deportación.
  • Enviar trabajadores sociales a los centros de detención de la frontera para ayudar con servicios básicos para los niños.
  • Establecimiento de programas de repatriación y reinserción de los niños a su regreso a Centroamérica.
  • Aumento de inversiones sociales y económicas en la región.