Jersey Vargas intercepta a John Boehner

Niña pide cese a las deportaciones al presidente de la Cámara Baja
Jersey Vargas intercepta  a John Boehner
Jersey Vargas habla con medios de prensa durante su visita a Washington, D.C.
Foto: ImpremediaMaria Peña

WASHINGTON, D.C.— Jersey Vargas interceptó ayer al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, en un pasillo del Capitolio y le pidió un cese a las deportaciones.

Vargas, de 10 años, culminó ayer una gira iniciada el lunes pasado en Washington con la idea expresa de entregar a Boehner, al presidente Barack Obama, y a otros líderes del Congreso pañuelos que ayudó a bordar a su madre para exigir una reforma migratoria.

Un brevísimo video, proporcionado por activistas del Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM), muestra el momento en que Vargas le entrega el pañuelo a Boehner, quien lo toma sin hacer declaraciones.

El pañuelo lleva bordado su nombre y la frase “11 millones”, en representación de los indocumentados que afrontan la deportación.

Vargas, que en abril pasado se entrevistó con el Papa para pedir su solidaridad con los indocumentados en EEUU, entregó un pañuelo en la Casa Blanca el martes pasado, destinado a Obama.

“Quise darle al presidente de la Cámara Baja, John Boehner, el mismo mensaje que le di al Papa Francisco: por favor ayúdenos a nosotros los niños. Es injusto que miles y miles de niños como yo enfrenten la tragedia de perder a una madre o un padre, o que se destruyan nuestras familias”, dijo Vargas en un comunicado emitido por FIRM.

“No es cuestión de política, sino de nosotros los niños. Por favor, presidente (de la Cámara) Boehner, ayúdenos”, puntualizó.

En declaraciones a La Opinión, el abogado de la niña, Alex Galvez, declaró la gira a Washington como una “misión cumplida”.

Vargas, sus padres, su hermano menor, y Galvez regresarán hoy a Los Ángeles.

Aunque un juez frenó la deportación del padre de Vargas, la niña activista quiere que Boehner someta a voto la reforma migratoria este año.