Continental GT3-R, un verdadero deportivo de lujo

Como todo integrante de la familia de la casa de Crewe, este ejemplar ostenta un elevado nivel de confort; aunque su particularidad es que, además, desarrolla un total de 580 caballos de fuerza.
Continental GT3-R, un verdadero deportivo de lujo
Sólo 300 afortunados lo tendrán.
Foto: conduciendo.com

Bajo la premisa de crear un modelo de altas prestaciones pero que a su vez no pierda ni la más mínima pizca de lujo, Bentley creó el Continental GT3-R, un bi-plaza puramente deportivo que se mete de lleno en el segmento premium gracias a sus cualidades de confort. Sólo se fabricarán 300 unidades.

Inspirado en el Continental GT3, esta nueva variante todavía mejora el rendimiento gracias a que los ingenieros de Crewe instalaron una versión recalibrada del motor V8 de competición de 4 litros, doble turbocompresor que desarrolla una potencia de 580 caballos y un par de 700 Nm, lo cual, junto con la reducción del peso en 100 kg y las relaciones de marchas más cortas de la transmisión automática ZF de ocho velocidades, lo convierten en el automóvil de aceleración más rápida jamás fabricado por Bentley. El paso de 0 a 60 mph se produce en tan solo 3,8 segundos.

Además de los cambios en el propulsor, hay modificaciones en el sistema de tracción total, puesto que ahora incorpora por primera vez vectorización del par (permite controlar el par en cada una de las ruedas traseras); el control electrónico de la estabilidad y el ajuste del chasis.

Al margen de la mecánica, el Continental GT3-R cuenta con una estética única, en donde más allá de los rasgos propios del modelo en sí se destacan el nuevo divisor delantero, la nueva aleta trasera fijada al portón del maletero y las dos tomas de aire en el capó. Asimismo, la imagen se complementa a través del contraste entre las terminaciones en fibra de carbono brillante y la pintura Glacier White; y los detalles en dos tonos de verde de las dos líneas de poder que recorren los laterales de la carrocería. Las llantas ligeras son de 21 pulgadas y están forjadas a máquina en una aleación de alta resistencia y con acabados en negro brillante.

Por dentro la fibra de carbono vuelve a hacerse presente, aunque en esta oportunidad se combina con Alcántara y pieles tanto en la consola central como en los paneles de las puertas. Hay dos nuevos asientos deportivos diseñados a medida con sujeción lateral adicional y un acabado en piel Beluga negra con Alcántara acolchado con motivos en forma de rombo; material que se repite en el forro cosido a mano del volante y la palanca de cambios.

Cada una de las 300 unidades del flamante Continental GT3 se elaborarán a mano en Crewe y se acabarán en la división de competición de Bentley. El periodo de recepción de encargos ya está abierto y, según afirma la compañía, las primeras entregas se llevarán a cabo “más adelante en 2014”.