Quieren bajar las multas de estacionamiento en Los Ángeles

La Ciudad de Los Ángeles y la iniciativa Libertad de Estacionamiento negocian una reducción
Sigue a La Opinión en Facebook
Quieren bajar las  multas de estacionamiento en Los Ángeles
Un grupo comunitario quiere que haya un límite de $23 por multa de estacionamiento en Los Ángeles.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

La campaña para limitar la multas de estacionamiento va muy en serio, al grado que si la Ciudad no acepta bajarlas a 23 dólares en casos en los que no esté de por medio la seguridad pública, el asunto será puesto en manos de los electores.

“Ya sea con la cooperación de la Ciudad o a través de una medida en la boleta electoral, las multas tienen que reducirse y ponerse fin a la adicción de la Ciudad a usar el dinero recolectado para financiar el presupuesto de la Ciudad”, dijo Steven Vincent de la iniciativa Libertad de Estacionamiento en Los Ángeles.

Este grupo que busca reformar el sistema de multas por estacionarse en la Ciudad, se reunió la semana pasada con personal de la oficina del alcalde Eric Garcetti y el Departamento de Transporte para comenzar a negociar. Ellos planean seguir las conversaciones por cinco meses para tratar de llegar a una solución.

“Vamos a reunirnos por cinco meses. El gobierno municipal parece sincero en hacer cambios sustanciales a las multas, pero si no vemos progreso, vamos a poner el tema en la boleta electoral de una elección especial para que sea decidido por los electores”, explicó Vincent.

Vincent agregó que los 23 dólares propuestos como límite para las multas se basan en el promedio de salario por hora, de acuerdo al Buró de Estadísticas del Trabajo.

La media de lo que se cobra por una multa de estacionamiento en Los Ángeles es de 68 dólares, de los cuales 45.50 van al Fondo General de la Ciudad para pagar por servicios básicos municipales, de acuerdo al Departamento de Transporte. Pero las multas alcanzan hasta los 368 dólares, eso sin contar los cobros extras por atraso en los pagos.

En el año fiscal 2012-13, la Ciudad cosechó aproximadamente 157 millones de dólares por multas de estacionamiento. En general, las penalidades han aumentado un promedio de 15 dólares desde 2009.

Los castigos económicos que cobra la Ciudad por los estacionamientos han creado tanta molestia que no han faltado las demandas. Este año, Jesús Pimentel entabló una querella colectiva federal contra una multa de 63 dólares que le impusieron por un parquímetro expirado en el centro de la ciudad, el año pasado. Amén de los 63 dólares, Pimentel tuvo que pagar 28 dólares por retrasos y 21 dólares por gastos de cobranza y otros cobros.

En total desembolsó 175 dólares. Pimentel alega que tenía encima una amenaza del Departamento de Motores y Vehículos (DMV) de retenerle el registro de su auto o decomisarlo si no pagaba los 175 dólares junto con una advertencia de litigio civil, reportarlo al Buró de Crédito y tomar el dinero de su reembolso estatal de impuestos.

Su abogado Donald G. Norris sostuvo que si se toma en cuenta el salario mínimo de California a 8 dólares por hora, una multa de 63 dólares por un parquímetro expirado consume un día entero de salario. Y si se considera que la media de ingresos, por día de un latino en Los Ángeles es de 52.08 dólares, la multa a Pimentel corresponde a tres días de salario.

Larry Gross de la Coalición por la Sobrevivencia Económica, un grupo que aboga por las personas de bajos ingresos, dijo que ellos apoyan una reforma en las multas, pero también indica que en muchos lugares no hay suficientes espacios de estacionamiento.

“En los barrios donde viven las personas de bajos ingresos como Pico Union, partes de Hollywood y Westlake, hay una alta densidad que renta departamentos junto a una severa escasez de aparcamiento, lo que les hace estacionarse a varias cuadras de su vivienda”, explicó.

“Muchas veces, los vecinos no alcanzan a mover sus autos, porque trabajan de noche. Cuando llegan, se encuentran con un multa de 73 dólares, cuando en ocasiones ni pasó la barredoraEstamos ante una gran desigualdad porque en zonas ricas de la Ciudad como Canoga Park y Sherman Oaks, existe mucho donde estacionarse en la calle mientras en los barrios no lo hay”, dijo Gross.

Hay además una disparidad sin sentido en el monto, porque mientras que la multa por no mover el auto cuando pasa la barredora es de 73 dólares, lo que se cobra por estacionarse al lado de un hidrante es de 63 dólares, cuando en este caso, se trata de un asunto de seguridad.

“Sabemos que las multas están frustrando a los angelinos y estamos buscando trabajar con el grupo de interesados en atender estos temas y buscando formas de aplicar la tecnología para que la gente encuentre estacionamiento y evite las sanciones”, dijo Oliver Delgado, portavoz del alcalde Garcetti.

El grupo de trabajo se dividió en dos para atender la política y administración. Como líderes del grupo están Jay Beeber y Steve Vincent de la Iniciativa de Libertad para Estacionamiento; Mott Smith de Civic Enterprise Associates, Serri Franklin del Centro de Diseño Urbano, y Juan Matute del Centro Lewis y el Instituto de Estudios del Transporte de la Universidad de California de Los Ángeles.