Faltan más mujeres en el gobierno municipal de LA

Líderes hablan de lo que hace falta para aumentar liderazgo femenino
Faltan más mujeres en el gobierno municipal de LA
De los 41 administradores generales que tiene el gobierno municipal, solo seis, son mujeres.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Poco más de la mitad de los casi cuatro millones de habitantes de la ciudad de Los Ángeles son mujeres, pero en el gobierno local, la presencia femenina está ausente de los puestos de alto mando, donde se toman las decisiones.

Pero esa cara predominantemente masculina del gobierno local, está dando su primeros pasos hacia una mayor equidad de género, en busca de parecerse más a su población.

De los 41 administradores generales que tiene el gobierno municipal, solo seis, son mujeres.

En el Concejo de la Ciudad, solo hay mujer electa, Nury Martínez. El resto de los 14 concejales son hombres.

Tampoco hay mujeres en los niveles donde se hace la talacha dura. En el Departamento de Policía, 81% son hombres contra 19% de mujeres. En el Departamento de Bomberos, 80% son varones y el 2% mujeres. En abril pasado, renunció la única mujer que había sido reclutada por los bomberos para entrenamiento.

Lo que es más grave, un reporte del contralor Ron Galperin de febrero pasado mostró una tremenda brecha salarial entre hombres y mujeres en el gobierno local. “Lo vemos sobre todo en el área de seguridad pública, policías y bomberos, no entre los administradores”, dijo Lowell Goodman, portavoz de Galperin.

Por cada dólar que gana un hombre, cada mujer devenga 83 centavos. Un poco más arriba que la media nacional de 77 centavos para las damas, aunque no deja de ser preocupante.

Ana Guerrero, jefa de la oficina del alcalde Eric Garcetti, dijo que el líder angelino está muy comprometido en abatir la brecha salarial, lograr una completa equidad de género en el Ayuntamiento y avanzar a la comunidad latina. “Una de las cosas de las que estoy más orgullosa es que hemos nominado bastantes latinos pero principalmente latinas”, comentó Guerrero.

Aunque las comisiones son puestos voluntarios, donde la paga en muchos de los casos es simbólica, Garcetti ha nombrado más de 50 latinas a las comisiones y juntas directivas de la Ciudad. “Son un entrenamiento para que las latinas se preparen para cargos de liderazgo, y oficinas públicas. Les permite subir su perfil, y desarrollar relaciones para manejar campañas exitosas”, explicó Guerrero.

El nombramiento de Marcie Edwards como administradora general del Departamento de Agua y Luz (DWP) de la ciudad, ha sido el más relevante hecho por el alcalde Garcetti en cuanto a mujeres, en su primer año. Un puesto usualmente ocupado por hombres.

No menos importante es la designación hecha por Garcetti de la ex concejal Jan Perry como administradora general del nuevo Departamento de Desarrollo Económico y Fuerza de Trabajo (EWDD).

La mitad de sus asistentes en la Alcadía son mujeres.

Entre las latinas, además de Ana Guerrero como jefa de su equipo, Garcetti nombró a Linda López, como jefa de la Oficina de Asuntos de los Inmigrantes. Y ratificó como gerente general del Departamento para las Personas de la Tercera Edad a Laura Trejo, una inmigrante salvadoreña que inicialmente fue designada al cargo por el alcalde James Hahn, y confirmada por el alcalde Antonio Villaraigosa,

“El club de muchachos no necesariamente se observa en el Ayuntamiento sino que lo vemos en corporaciones y en diferentes partes de nuestra sociedad donde todavía falta la representación femenina”, observó Laura Trejo.

Las mujeres tenemos que impulsarnos unas a otras, para abrirnos campo adentro. Es importante darle apoyo a las muchachas jóvenes. Y creo que poco a poco, estamos viendo más mujeres y hombres latinos que están en posiciones en el Ayuntamiento”, observó Trejocon dos maestrías en administración pública y adultos mayores, y para quien la preparación representa el 90% de la suerte a la hora de ser reclutada.

Entre los doce concejales de la ciudad, cinco de ellos tienen jefes de oficinas que son mujeres, dos de ellas son latinas. Jenny Chávez que trabaja para el concejal Joe Buscaino y Rebecca Valdez con el concejal Felipe Fuentes.

El concejal Gil Cedillo, quien tiene a Jennifer Rivera como subjefa de oficina, dijo que es primordial tener igualdad de género en puestos de liderazgo. “En el pasado luchamos porque estas posiciones se las ofrecieran a los latinos. Ahora debemos pelear para que más mujeres latinas tengan esa misma oportunidad. Tenemos que entrenar y animar a más latinas para que se lancen a estas posiciones”, dijo.

Araceli Campos, presidenta de la Comisión sobre el Estatus de la Mujer, consideró que para aumentar la participación de más mujeres latinas en el gobierno local, debe haber modelos a seguir para las jóvenes. “Las latinas venimos de comunidades pobres y orígenes humildes, por lo que toma mucho valor perseguir una carrera pública. Por eso, es bueno tener ejemplos a seguir como Ana Guerrero, así como que las jovencitas tengan acceso a programas de tutores que las guíen y las expongan a la experiencia del gobierno.”

Para Guerrero, la latina con el más alto cargo en el gobierno local, hacen faltan patrocinadores que les abran las puertas a las mujeres que quieren sobresalir en el servicio público.

Necesitamos más gente con poder como el alcalde Garcetti que haga un lugar en la mesa a las mujeres, y que tengan un equipo que comparta esa visión porque las latinas tenemos todos los ingredientes para ser líderes. Somos trabajadores, positivas, tenaces, inteligentes y estamos preocupadas por el bienestar general. Así que solo faltan los patrocinadores”, urgió.

Stephanie Cubba, vicepresidenta de Avance Institucional de Mount St. Mary’s College, dijo que las razones por las que vemos pocas mujeres en la política local, son las mismas por las que no las vemos en la legislatura estatal, en todo el país y en el mundo.

“Desde niña la mujer ha sido educada a no participar en la política, lo que no sucede con los niños, a quienes la familia los motiva a hablar sobre el tema. Luego una mujer espera que le pidan que contienda para un puesto y le digan que tiene las calificaciones. Un hombre aunque tenga el 50% de las aptitudes se lanza y la mujer espera tener el 100%“, precisó.

“Otros factores en su contra, es que el hombre ha sido educado para ser competitivo mientras que la mujer no. Muchas esperan hasta que sus hijos crecen, para entrar a la política. Es duro, pero se necesita tener un esposo comprensivo, y a veces hasta tomar una decisión entre seguir una carrera con un bueno sueldo para ir a la política donde existe una cultura sucia”, expuso la académica.

Una buena señal de que las oportunidades para las mujeres pueden mejorar en la Ciudad, es la alianza que el alcalde Garcetti entabló con Mount St. Mary’s College para desarrollar una serie de informes sobre las mujeres y niñas en la ciudad, cuyos resultados lo ayudarán a ponerse metas específicas para que las féminas avancen en la políticas y otros campos.

– Solo una en la Junta de Supervisores del Condado

– Solo una en el Concejo de Los Angeles

– Solo 6 mujeres gerentes en la ciudad

– De 88 municipios en el condado, 18% son alcaldesas

Fuente: Reporte sobre el estatus de las mujeres y niñas en California. Mount St. Mary’s College. http://www.msmc.la.edu/status-of-women.asp