La latina de más alto rango

Ana Guerrero es la jefa de la oficina del alcalde Eric Garcetti
La latina de más alto rango
Ana Guerrero, jefa de la oficina del alcalde angelino.

?Ana Guerrero no solo es la latina de más alto rango en la administración del alcalde Eric Garcetti sino que es la única mujer latina, jefa de oficina de una alcaldía, entre las ciudades más grandes del país.

En entrevista con La Opinión, Guerrero, una inmigrante mexicana nacida en Guanajuato, hija de padre bracero, reveló ser una mujer disciplinada en todo.

Su jornada empieza a las 5:00 de la mañana, cuando antes de que sus tres hijos y su marido se levanten, enfila hacia el gimnasio, donde pedalea fuerte una bicicleta estacionaria durante una hora.

Eso la prepara para lo que venga en el día. “Ninguno es igual. Nunca sabes si puede suceder una tragedia como en el otoño pasado en el aeropuerto, o si vamos a recibir una buena noticia, como cuando nos llamaron de la Casa Blanca para decirnos que habían aprobado el plan que el alcalde Garcetti quiere, para revitalizar el río de Los Ángeles”, contó desde sus amplias oficinas en el Ayuntamiento.

Guerrero comenzó como organizadora comunitaria cuando tenía unos 20 años. Ya entonces era madre soltera de Eric, su hijo que hoy tiene 24 años. Entonces vivió una época difícil tratando de sobrevivir. “Tuve que recurrir a la asistencia pública”, admitió.

Dijo que nunca imaginó llegar a la posición en la que se encuentra. “Vengo de una familia muy humilde. Mi más grande ambición era trabajar duro, cuidar a mi familia, tener buenas amistades, ser honesta, pero como organizadora me di cuenta que me gustaba mucho el servicio público y que tenía talento para eso”.

Fue a través de su trabajo comunitario que conoció a Garcetti cuando era profesor en Occidental College. “Nos hicimos amigos porque teníamos valores en común. Era progresista, activo, igual que yo. Ahora soy amiga de su esposa. Y hasta su comadre, madrina de Maya, su hija de dos años y medio”, confió.

Más allá de la amistad, Garcetti y Guerrero desarrollaron un fuerte vínculo laboral. Cuando Garcetti era concejal, escaló todos los peldaños en la oficina hasta convertirse en la jefa de su personal. “El trabajo duro, me hizo ascender”, consideró.

Guerrero aseguró que como jefa de gabinete, está muy enfocada en ejecutar la visión del edil angelino, que es hacer que los servicios básicos se cumplan y que la alcaldía sea más eficiente. “Esto toma tiempo, paciencia y tenacidad porque es muy fácil regresar a los hábitos del pasado”, observó.

Guerrero termina su día a las 11, 12 de la noche. “Tengo un esposo que me apoya mucho, es el principal encargado de la casa y de cuidar a los niños Ronny y Tammy”, confió.

Está casada desde hace 16 años con Neal Goldstein, un artista judío con quien tuvo a Tammy de nueve años, y Ronny de once.

Aunque su tiempo libre lo dedica a convivir con su familia, amistades y hacer ejercicio, no parece dejar nunca de trabajar. “Por ejemplo, el fin de semana, fuimos a un parque de trampolínes a Van Nuys. Iba mi hijo mayor con su novia. Y mientras jugaban, yo trabajaba en mi computadora. Me da mucho placer trabajar, terminar proyectos, y resolver problemas a la gente”, confesó.

Guerrero se siente una representante de la comunidad latina, y por lo mismo, aseguró que trata de seguir las reglas. “Mis papás son gente de orgullo y dignidad, y siempre nos enseñaron a vivir una vida correcta, por eso, es que si sigo sus valores, mientras implemento la visión del alcalde, las posibilidades para mi en el futuro, no tendrán límites”, afirmó.