Jeremy Meeks: el atractivo de un bad boy

Nosotras los preferimos malos, pero tienen que ser guapos.

Jeremy Meeks: el atractivo de un bad boy
Esta es la foto que la policía de Stockton publicó en redes sociales.
Foto: Shutterstock

Se ha dicho tantas, pero tantas veces que a las mujeres nos gustan los chicos malos –y sigo sin encontrar una explicación lógica a esto– y que terminamos sufriendo por ellos. Y el asuntito ha vuelto a ser tema de conversación tras la aparición en las redes sociales de Jeremy Meeks. ¿Pero qué tiene este hombre que nos vuelve locas? Varias teorías apuntan al hecho de que es un bad boy. Pero la nuestra es aún más simple: nos encanta porque es muy, muy guapo.

Porque seamos honestas. El galán de California no hubiera sacado ningún like –lleva más de 95 mil– ni hubiera tenido tanta atención de los medios internacionales, si no hubiera sido por su exótica belleza: quijada marcada, ojos color turquesa, tez bronceada. Con esto como base, hay que sumarle su aspecto de chico malo, incluido el tatuaje de lágrima.

Hubiera sido una mug shot más que se sumaba a las que existen en las redes sociales y hubiera pasado sin pena ni gloria. Pero no. Este hombre de 30 años, casado y con facha de modelo, es un delincuente de verdad. Ha pasado varios años en la cárcel y ahora está acusado de cinco cargos más. ¿Lo peor? Es que muchas mujeres se han ofrecido a pagarle su fianza. Sí. Como lo lees, no es una broma.

Entonces ahí es cuando todas nuestras peleas feministas, nuestra lucha de igualdad y batallas para que seamos respetadas queda en el suelo. Porque por más que el tipo parezca modelo, es un delincuente. Y las mujeres lo quieren libre. Quieren que esté en la calle, que posiblemente vuelva a delinquir, sólo porque es un churrazo.