¿Dónde quedaron mis datos?

La vulnerabilidad de la información personal es cada vez más evidente
¿Dónde quedaron mis datos?
Hoy, los servicios en internet saben cómo te llamas, dónde vives, quiénes son tus hijos, cuántos kilómetros corriste en la mañana y hasta dónde te irás de viaje y en qué hotel te quedarás.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO.— Hoy, los servicios en Internet saben cómo te llamas, dónde vives, quiénes son tus hijos, cuántos kilómetros corriste en la mañana y hasta dónde te irás de viaje y en qué hotel te quedarás. ¿Por qué? Porque tú decidiste dárselos a cambio de obtener sus servicios sin costo. Bueno, en realidad les pagaste con tus datos personales.

Tu información tiene un valor que empresas de Internet emplean y, en algunos casos comercializan, para brindarte a cambio los beneficios de sus servicios, descuentos y publicidad especialmente dirigida a ti.

“Pocos comprenden que cuando no están pagando dinero por un producto, es porque ellos son el dinero”, explicó en entrevista Philip Zimmermann, investigador de criptografía del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Lo que obtienes a cambio es la personalización de los servicios. Google, por ejemplo, utiliza la información que recibes en Gmail para integrarla con sus demás aplicaciones como Maps o Now. Para las empresas de tecnología, tus datos son muy valiosos. Toma en cuenta que alrededor del 92 por ciento de los ingresos de Facebook provienen de la publicidad dirigida.

Para darle un mejor uso a tus datos, cuando compres en línea, por ejemplo, evita registrarte al sitio y compra con la opción de “visitante” o “guest”, así ellos no tendrán información de más. Si descargas una app, no te registres por Facebook, aunque sea más cómodo y rápido, porque podrían obtener más datos de ti, en lugar de que sólo les proporciones un correo electrónico y una contraseña.