Smorgasburg, desde Brooklyn con amor

Comida de todo el mundo con la mejor vista de Manhattan.

Me declaro una street food junkie. Como de todo, pero la comida de calle me encanta con locura. Que se prepare todo ahí mismo, frente a mí, hace que sienta que estoy comiendo en una calle de Bangkok, de Lima o de Atenas. Así de variado es el Smorgasburg de Brooklyn. No exagero.

Mientras algunos prefieren irse de brunch los domingos –yo lo hago finde por medio–, otros van a darse una vuelta a este market que cuenta con más de 80 carros de comidas, de todos los países que se te ocurra, con una zona sólo de postres y pasteles.

Además, es un must para todo los turistas que visitan Nueva York porque de paso, van a Brooklyn. Muy pocos se atreven a cruzar. Seriously.

He probado la gran mayoría de los platos y comida y tengo mis favoritos. Creo que se pierde la magia si les recomiendo algún plato o food truck en especial. La mejor recomendación es ir con hambre, cash, botella de agua, dar una vuelta por todo el lugar y de ahí decidir qué comer. Si van varias personas, traten de no repetirse el plato y así todos comen de todos.

Si tienes alguna alergia a algún tipo de comida, eres vegano, vegetariano, no comes gluten o eres intolerante a la lactosa, te aseguro que encontrarás algo para ti. Lo mismo para los amantes de las hamburguesas, chicken wings y ribs.

Cuando ya tengas tu plato, siéntate en alguna de las mesas que hay en la zona de picnics. No sólo descansarás y disfrutarás tu comida. Tendrás una de las mejores vistas de Lower Manhattan. Pancita llena, corazón contento.