Preparan a médicos extranjeros en UCLA

Programa de UCLA entrena a doctores de otros países a certificarse para ejercer su profesión en EEUU
Preparan a médicos extranjeros en UCLA
Aichel Nateras, Kelvis González y Alanna Chig, son doctores inmigrantes que se entrenan con un programa de UCLA.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Aichel Nateras acababa de arreglar su situación migratoria en Estados Unidos cuando se enteró que había un programa que podría ayudarla a ejercer la medicina en este país.

La joven, se graduó como médico en la Universidad Autónoma de Baja California y tenía la idea de estudiar aquí y hacer la residencia en EEUU.

Ella es uno de los médicos graduados fuera de este país que actualmente participa en el Programa Graduados Médicos Internacionales (IMG), diseñado para preparar a los estudiantes que han cursado estudios de medicina fuera del país y que desean tomar los exámenes para acreditarse como médicos en EEUU.

El programa, adscrito al Departamento de Medicina Familiar de la Escuela de Medicina de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), también los prepara para el programa nacional de residencias en Medicina General en comunidades de California con escasa atención médica.

Actualmente unos 36 estudiantes forman parte del programa, quienes reciben becas para que se dediquen completamente a sus estudios.

De acuerdo con el Dr. Patrick Dowling, cofundador del programa, el IMG fue creado hace ocho años debido al déficit de médicos que se dediquen especialmente a la medicina en comunidades con escasa asistencia médica.

“Tenemos aproximadamente 22 mil médicos en el condado de Los Ángeles pero no están en los vecindarios más empobrecidos“, dijo Dowling. “Mi interés era entrenar médicos que trabajaran en esas comunidades”, añadió.

Uno de cada cuatro médicos en Estados Unidos, destaca Dowling, proviene de otros países pero la mayoría de ellos no proviene de Latinoamérica.

“Descubrimos que muchos de estos médicos [latinos] emigraron aquí en forma legal, tratando de estudiar para estos exámenes, ya que tienen que tomar los mismos exámenes que cualquier estudiante de medicina”, dijo Dowling. “Son personas que trabajan en otras áreas, sin hablar muy bien inglés, tratando de estudiar para estos exámenes, que son bastante difíciles”, dijo Dowling, resaltando que si una persona lo reprueba más de una vez, afecta sus posibilidades de lograr la certificación.

Eso fue lo que hizo el médico cubano Kelvis González, quien llegó a Nuevo México dispuesto a obtener la certificación para ejercer en Estados Unidos. Sin haber tenido entrenamiento previo, tomó el primer examen y lo aprobó.

“Yo estudié para mi primer examen y lo tomé por mi cuenta antes de aplicar para este programa”, dijo González. “Ya sabía del programa antes del examen pero quise hacerlo por mi cuenta. El valor de este programa es que te ayuda a sobrepasar los obstáculos que se te presenten”, añadió.

Una vez completado el programa, los médicos se comprometen a trabajar en centros médicos en comunidades con poca asistencia médica por un periodo de 24 a 36 meses.

“Los entrenamos y a cambio, cuando finalizan su residencia en uno de estos programas en cualquiera de los centros de salud comunitarios sin fines de lucro en lugares con escasa atención médica”, dijo Dowling. “Después de eso, pueden ir a trabajar donde quieran”, añadió,

De acuerdo con estadísticas de la Universidad de California, el 37 por ciento de la población del estado con necesidades de médicos bilingües es de origen latino pero solo un 5.2 por ciento de profesionales de la medicina cubre esa necesidad.