A gritos: exigen expulsar a familias inmigrantes

Grupos antiinmigrantes llenaron las calles y bloquearon el paso a un camión que trasladaba a migrantes indocumentados

Decenas de personas antiinmigrantes bloquearon camiones que trasladaban a migrantes en Murrieta.
Decenas de personas antiinmigrantes bloquearon camiones que trasladaban a migrantes en Murrieta.
Foto: EFE

Organizaciones, iglesias y grupos comunitarios de San Diego y Riverside están alistando ayuda para los niños y demás migrantes que están siendo trasladados a California desde Valle de Río Grande, Texas, mientras que grupos antiinmigrantes protestaron afuera de la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta exigiendo la deportación.

El primer grupo de indocumentados detenidos en la frontera de Texas llegó el martes, 1 de julio, y será procesado en California debido a que las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en aquel estado se han visto saturadas por el elevado número de migrantes que están intentando cruzar.

Desde el pasado 1 de octubre la Patrulla Frontetiza ha detenido a más de 170 mil indocumentados en el Valle de Río Grande, la gran mayoría de Honduras, El Salvador y Guatemala, de los cuales alrededor de 35 mil son niños y adolescentes.

Luz Gallegos, directora de programas comunitarios del Centro Legal TODEC, dijo que ya cuentan con una base de datos de grupos de Riverside, Coachella y San Diego que están ofreciendo recursos para ofrecer a los migrantes que pudieran ser liberados una vez que los procesen.

“Muchas organizaciones e iglesias nos están llamando y diciendo que están listas para ayudar, ofreciendo espacios de vivienda, comida y ropa”, mencionó Gallegos.

LEE MÁS SOBRE MIGRANTES


Editorial: Es hora de actuar

Reforma migratoria: Obama actúa por su cuenta

El fin de la reforma migratoria: 20 años de fracasos

Autobuses con familias de indocumentados llegan a Riverside


Cientos de niños migrantes, acompañados algunos de su padre o madre, estarían siendo trasladados a estaciones de la Patrulla Fronteriza en San Diego y Riverside para que ahí sean procesados y posteriormente deportados o liberados de manera condicional.

Alan Long, alcalde de Murrieta, se opuso al traslado de indocumentados hacia esta ciudad del condado de Riverside al estimar que cada 72 horas podrían estar llegando alrededor de 140 migrantes.

Para el alcalde Long, quien hizo eco de las protestas de grupos antiinmigrantes, la llegada de indocumentados impactaría los recursos de la ciudad y consideró que de acuerdo con la ley, deberían ser deportados.

Decenas de personas antiinmigrantes que ondeaban la bandera estadounidense protestaron este martes afuera de la estación de Murrieta en espera de la llegada de los migrantes y bloquearon los camiones en los que llegarían los niños, quienes al parecer fueron desviados a San Diego.

“Ellos tienen la libertad de expresarse”, dijo Gallegos, “nosotros estamos usando nuestra energía para apoyar, porque no queremos ponernos al tú por tú con gente que no tiene compasión y que tiene odio hacia la comunidad inmigrante y niños”.

Enrique Morones, director de Ángeles de la Frontera de San Diego, también se hizo presente este martes afuera de la estación de Murrieta.

“Queremos que los niños sean tratados de una manera digna, humanitaria, porque si los regresan a su país estarían en riesgo de perder la vida”, mencionó. “Estamos trabajando con organizaciones e iglesias para que los liberen, porque no queremos que estén detenidos, porque no son criminales”.