Hablando de dinero, con tus hijos

Por qué es importante que los niños aprendan sobre finanzas
Hablando de dinero, con tus hijos
A los 7 años, los niños pueden comprender conceptos financieros básicos.
Foto: Shutterstock

Los niños aprenden de lo que ven, y adoptan los valores de sus padres. Las familias religiosas les enseñan a sus niños a rezar; quienes aman la lectura, les leen diariamente.

También se enseña con el ejemplo, a veces sin siquiera darnos cuenta. Los conductores agresivos les enseñan a sus hijos a no respetar las leyes; y las víctimas de abuso familiar asumen que esa es la norma en todos los hogares, y lo imitan cuando tienen sus propios hijos.

A pesar de la importancia del dinero en nuestra sociedad, muchos crecen sin recibir una educación financiera básica, y terminan perpetuando comportamientos que imitan de sus padres y que no siempre los benefician.

Tres de cada 10 padres no hablan de dinero con sus hijos Algunos porque se sienten incómodos; otros, porque tampoco recibieron información de sus padres y no saben por dónde empezar.

Sijn embargo, los pequeños pueden aprender a ser consumidores informados desde muy temprana edad, asegura el doctor David Whitebread de la Universidad de Cambridge. A los 4 y 5 años, los pequeños ya saben que ciertas actividades y productos cuestan dinero, aunque no comprendan su valor exacto.

Para los 7 años, los niños pueden entender conceptos financieros básicos que los guiarán como adultos.

Whitebread, autor junto a la doctora Sue Bingham, del estudio Formación de hábitos y aprendizaje en niños, ofrece algunas ideas para introducir conceptos financieros básicos a los niños.

  • Aprender a contar y diferenciar. Los padres de niños entre 4 y 5 años pueden jugar a contar diferentes objetos, encontrar similitudes y diferencias, y agruparlos en clases según sus características.
  • ¿Es caro o barato? Los pequeños deben aprender que algunos objetos son más valiosos que otros, al margen de su tamaño y cantidad. Una manera de ilustrar el concepto es jugando con monedas de diferente valor. Los padres pueden usar juguetes para hablar con sus hijos sobre las características que le dan valor a ciertos objetos y por qué. “¿Qué hace que esta Tortuga Ninja sea más cara que la otra? ¿Es del mismo material? ¿Tiene más espadas?”
  • El dinero no crece en árboles. Para introducir el concepto de trabajo y cómo ganar dinero, los padres pueden pedirles a los niños que realicen pequeñas tareas alrededor de la casa y pagarles un “sueldo” por hacerlo.
  • Opciones de ahorro. Entre los 4 y 10 años, los niños están capacitados para entender el concepto y las ventajas del ahorro. Ahorrar y controlar las compras de impulso son dos herramientas fundamentales para que un joven pueda alcanzar un futuro financiero sólido.
  • Préstamos y deudas. Al cumplir 18 años, muchos jóvenes reciben ofertas de compañías de crédito que buscan nuevos clientes. Esta etapa también coincide con la elección de universidades y de préstamos de estudio. Según la compañía de préstamos Fidelity Investment, en 2013, el promedio de deuda de los graduados fue de más de $35,000. Este es el momento de hablar con los hijos sobre crédito, deudas y responsabilidad financiera, y prevenir que se endeuden hasta el punto de arruinar su futuro.

¿Cuáles son los temas que los padres hablan con sus hijos?

  • La importancia de tener buenos modales (95%).
  • Como adoptar buenos hábitos alimenticios(87%).
  • La importancia de obtener buenas calificaciones (87%).
  • Los riesgos del alcohol y las drogas (84%).
  • Los riesgos y consecuencias de fumar (82%)
  • Tres de cada 10 padres no hablan de dinero con sus hijos.
  • La edad promedio en que los padres hablan de dinero con sus hijos es a los 10 años.
  • Solo el 13% de los padres habla diariamente de finanzas con sus hijos.

Fuente: Instituto Americano de contadores (AICP)