Prohibido sonreír en Corea del Norte ¿Por qué?

Esbozar una sonrisa o hablar alto en público son acciones vetadas durante el vigésimo aniversario de la muerte de Kim Il-sung, el fundador del país y considerado un "padre" por sus ciudadanos
Prohibido sonreír en Corea del Norte ¿Por qué?
El líder norcoreano Kim Jong-un apareció cojenado en la televisión estatal.
Foto: EFE

Aunque este martes es festivo en Corea del Norte, esbozar una sonrisa o hablar alto en público son acciones vetadas durante el vigésimo aniversario de la muerte de Kim Il-sung, el fundador del país y considerado un “padre” por sus ciudadanos.

Desde que tal día como hoy en 1994 los norcoreanos perdieran a su primer líder, el 8 de julio “está prohibido sonreír, levantar la voz en la calle, beber alcohol o bailar, aunque nadie se plantearía hacerlo porque todo el país está de luto”, explica a Efe la refugiada norcoreana y activista Park Yeon-mi, de 21 años.

Mientras, la televisión estatal norcoreana dedicaba el día a emitir la solemne ceremonia oficial en honor al designado “presidente eterno”, así como documentales sobre su vida y obra glorificadas con narraciones entre el mito y la ficción por la incesante maquinaria propagandística del régimen.

El culto a la personalidad de Kim Il-sung llega hasta tal punto que hoy, al igual que cada 8 de julio y 15 de abril -el aniversario de su nacimiento- el régimen trata de minimizar los habituales cortes de luz en el país para que todos los norcoreanos puedan disfrutar del maratón televisivo de eventos y documentales sobre el añorado dirigente.

Corea del Norte dedica al fallecido “gran líder” más de 34,000 estatuas en todo el país, a cuyos pies los ciudadanos depositan habitualmente flores, mientras su cuerpo se expone embalsamado dentro de una vitrina en el Palacio del Sol de Kumsusan, en Pyongyang.

La mayoría de expertos coinciden en que tanto su hijo, el “querido líder” Kim Jong-il que gobernó durante 17 años hasta fallecer en 2011, como su nieto, el actual dirigente Kim Jong-un, han fracasado a la hora de ganarse la devota admiración y el profundo respeto que los norcoreanos profesan todavía al fallecido fundador.

El líder norcoreano Kim Jong-un apareció cojeando en la televisión estatal durante una ceremonia por el aniversario de la muerte de su abuelo y fundador, algo inusual ya que el régimen suele ocultar cualquier defecto físico de los miembros de la dinastía Kim.

Las imágenes de la KCTV mostraron cómo Kim entraba en una gran sala de conferencias con una visible cojera entre una gran ovación de varios centenares de altos funcionarios del Partido de los Trabajadores y el Ejército Popular, los respectivos brazos político y militar del Estado comunista.

Se desconoce el motivo de la cojera del líder, de 31 años, cuya salud ha sido objeto de numerosas especulaciones en los últimos meses por su sobrepeso unido a su hábito de fumar.

No se descarta, sin embargo, que se trate de una lesión transitoria, ya que Kim ha dirigido las pasadas semanas varios ejercicios militares en áreas rurales del país.

El acto en el que participó hoy el joven dirigente norcoreano es un homenaje a su abuelo y fundador de Corea del Norte, Kim Il-sung, de cuya muerte se conmemoran hoy 20 años y que aún a día de hoy es objeto de culto en el país.

Los expertos consideran un hecho excepcional que la televisión norcoreana haya retransmitido las imágenes, ya que los medios estatales del país comunista arrastran una larga tradición de ocultar cualquier defecto físico de sus líderes de la dinastía Kim.

En el caso del fundador, Kim Il-sung, tuvo un tumor inoperable en la parte trasera derecha del cuello desde la década de 1070 hasta su muerte en 1994, lo que llevó a los medios estatales norcoreanos a filmarle y fotografiarle siempre desde la parte delantera de modo que quedara oculta esa afección.

En el caso de Kim Jong-il, el fallecido padre del actual líder, el régimen siempre trató de cubrir en la medida de lo posible las evidentes secuelas que dejó en su brazo y pierna izquierdos la apoplejía que sufrió en 2008.