¿Quieres que tu hijo sea independiente? Haz esto

Este verano, el tiempo fuera de la casa les ayudará a los niños a no temer alejarse de sus padres
¿Quieres que tu hijo sea independiente? Haz esto
Los niños con ansiedad de separación tienen miedo de que algo les ocurra e a sus padres mientras están lejos.
Foto: Shutterstock

Una opción para las vacaciones de verano son los campamentos, en los que los niños se quedan a dormir.

Pasar esos días fuera de casa le da a los niños la oportunidad de probar su independencia, y a los padres, invaluables momentos de silencio, paz y tranquilidad.

Pero ni todos los padres sueñan con días lejos de las demandas de sus hijos; ni todos los niños anhelan sentirse independientes. La ansiedad que sienten algunos pequeños al separarse de sus padres los previene de campamentos y fiestas de pijama en casas de amigos.

Según la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión, uno de cada ocho niños en EE.UU. tiene trastornos de ansiedad. Estos pueden presentarse paralelamente a otros trastornos, como déficit de atención, bulimia, anorexia o depresión.

Se ha comprobado que cuando estos trastornos no reciben tratamiento pueden resultar en abuso de drogas y malas calificaciones en la escuela, entre otras cosas.

Todas las madres que dejan a sus hijos en guarderías saben que al rato que se marchan, el niño deja de llorar. Sin embargo, no hay libro, artículo, o consejo de expertos que pueda evitar la ansiedad y preocupación de una madre que regresa a trabajar y debe dejar a su bebé en brazos de una extraña que promete cuidarlo como si fuese propio.

Un cierto grado de ansiedad, tanto de los padres como de los niños, es lógico y normal. Pero en el caso de trastorno de ansiedad de separación, el niño presenta síntomas particulares como agitación, aislamiento y síntomas físicos.

Otras características del trastorno:

Pesadillas: los niños con ansiedad de separación tienen pesadillas frecuentes, que incluyen sus miedos y preocupaciones.

Miedos: sienten temor de que algo le ocurra a su madre o su padre cuando estén lejos.

Ansiedad: los pequeños creen que sus padres no regresarán a buscarlo.

Cuando se trata de un trastorno de ansiedad, los síntomas duran más de un mes, y no disminuyen con el tiempo.

La pediatra Wendy Sue Swanson ofrece consejos para controlar la ansiedad de separación:

  • Horarios rutinarios: Una vez que el niño entiende que su madre regresará a buscarlo se siente más tranquilo. Se recomienda mantener una rutina de horarios para dejarlo y para ir a buscarlo. De este modo, el niño sabe qué esperar.
  • Rituales de despedida: Padres e hijos pueden crear sus propios rituales, como abrazos, besos o apretones de manos especiales, cada vez que se separan, aunque sea por poco tiempo.
  • Objetos queridos: Darle al niño una foto de sus padres o hermanos que lo consuele cuando se siente solo ayuda a reducir la ansiedad. Mantas, juguetes de peluche o almohadas especiales también ayudan.
  • Poco a poco: Si el niño nunca pasó la noche fuera de la casa, tiene más posibilidades de sentirse ansioso. Es una buena idea acostumbrarlo, dejándolo con su abuela u otro familiar por cortos periodos. Salidas y visitas a la casa de otros amiguitos también ayudan a su independencia.
  • Concisa, clara y consistente: Las madres deben ser precisas al explicarle al niño qué esperar, cuánto tiempo estarán afuera y la hora a la que regresarán. Promesas vacías y sin cumplir perjudican la confianza del niño en sus padres. Si por ejemplo, la madre le promete llevarlo a algún lado cuando lo recoge, debe cumplirlo. De otro modo, aumentará aún más la ansiedad del pequeño.