PAQUETES A LA MEDIDA

Traficantes 'garantizan' por seis mil dólares que los niños cruzarán la frontera en un primer o segundo intento
PAQUETES A LA MEDIDA
Cientos de migrantes centroamericanos abordo de La Bestia.
Foto: Archivo

MÉXICO.—Los traficantes de personas venden “paquetes”, sobre todo para menores de edad, en los que garantizan cruzarlos a Estados Unidos con apoyo de un “guía”, con un pago adelantado de alrededor de 6 mil dólares que incluye la posibilidad de que si el migrante es asegurado y repatriado a su país, pueda reemprender el viaje hasta por tres intentos.

Esta es una de las causas por las que menos del 1% de los migrantes que pueden recibir una visa humanitaria de México realizan el trámite ante el Instituto Nacional de Migración (INM), optan por la repatriación, ya que confían en que al regresar a su país podrán reemprender el trayecto —ya pagado—, para repetir una historia de riesgos e incertidumbre.

Ana Cecilia Oliva Balcárcel, directora general de Protección a Migrantes del INM, expone así uno de los múltiples desafíos que tiene este fenómeno que se ha convertido en una crisis humanitaria ante el aumento considerable del flujo de niñas, niños y adolescentes no acompañados que emprenden el trayecto desde los países centroamericanos.

La funcionaria revela que mientras en 2013 se atendieron 5,562 menores no acompañados que llegaron a alguna estación migratoria del país, de enero a julio de este año la cifra ya asciende a los 6, 691.

Del total de los casos atendidos este año, 4,242 (63.3%) de los menores procedían de Honduras; 1,203 de Guatemala, y 1,108 de El Salvador. El hecho de que la mayoría sean hondureños no es casual, ante los altos niveles de violencia que se registran en ese país, detalla.

—¿En cuántos de estos casos se han concedido visas humanitarias?

—Lo que ellos quieren es regresar a sus países rápidamente para volver a intentarlo, por lo que sabemos es que ellos le han pagado a estos traficantes para que los pasen varias veces, no es el pago por una vez y generalmente este dinero sale de los familiares que ya están en Estados Unidos y son los que pagan.

Ante la existencia de estos “paquetes” que ofertan las redes de traficantes, es reducido el número de quienes optan por tramitar la visa humanitaria que se concede en los casos en que hay un riesgo latente a la vida o seguridad si regresan a su país.

“Estamos hablando de menos de 1% de los que tramitan una visa de este tipo, ya que el interés primordial es llegar a Estados Unidos, no es quedarse en nuestro país. Les interesa regresar lo antes posible, pues ya se ha pagado a los guías hasta que los logren internar en territorio estadounidense”, explica la funcionaria, quien señala que el costo de estos “paquetes” es de alrededor de 6 mil dólares, pero el monto final depende del pollero y el número de intentos que se ha pagado por cruzar.

Revela que por esta misma razón, alrededor de 1% de los migrantes que son víctimas de un delito buscan aplicar para la figura del refugio, además de que no todos cumplen con los requisitos, o en el proceso se desisten, por lo que de más de 2 mil solicitudes que ha recibido este año la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), se han aprobado poco más de 200 peticiones.

Oliva Balcárcel tiene a su cargo los Oficiales de Protección a la Infancia (OPI), un grupo de 424 agentes migratorios especializados en la atención de los menores que llegan a las estaciones migratorias —de 12 a 17 años—, pues los más pequeños son recibidos por el sistema DIF.

—¿Cuáles son los retos de atender a estos menores?

—El tema es complejo, estamos hablando de seres humanos, cada uno con su historia particular, muchos con historias muy complicadas, se tiene que ver caso por caso, cómo apoyarlos y esperar a que sus diferentes países nos ayuden al retorno asistido. Es una labor que realiza gente especializada y capacitada por organismos internacionales.

Los OPI requieren ganarse su confianza, que entiendan que están en un lugar seguro en el que se vela por sus intereses, indica. “Lo grave es cuando encontramos niños que han sufrido vejaciones, abuso, maltrato, y en el momento en que nosotros detectamos que este niño ha sido víctima de algún abuso, tenemos que hacer un cuestionario más profundo para determinar si fueron víctimas de trata o tráfico. Cuando se confirma la comisión de algún delito hay otras dependencias que intervienen, se le da vista a la Procuraduría General de la República (PGR), trabajamos de la mano con ellos”.

La funcionaria detalla que el INM resuelve la situación de los menores en un plazo no mayor de 15 días hábiles, contados a partir de que llegan a la estación migratoria, excepto cuando no existe información fehaciente sobre su identidad y nacionalidad, pues a veces se resisten a decirlo, el trámite es más tardado.