El Juego de Estrellas podría pintarse de azul

Yasiel Puig y otros tres Dodgers encabezan la representación del Sur de California
El Juego de Estrellas podría pintarse de azul
Clayton Kershaw llega al juego de astros por segundo año consecutivo.
Foto: Getty Images

Después de casi tres décadas el Juego de Estrellas vuelve a Minneápolis, Minnesota, con nuevos astros, el mismo glamour y una variante: los fanáticos ayudarán a elegir al Jugador Más Valioso del partido.

En 1985 el entonces llamado Hubert H. Humprey Metrodome se vistió de gala y el lanzador de los Padres de San Diego, LaMarr Hoyt, fue el JMV, tras guiar a la Liga Nacional a triunfo de 6-1.

El Target Field, nueva sede de los Mellizos, será el escenario donde desfilarán las grandes luminarias del mejor beisbol del mundo.

Cabe señalar que los Dodgers tendrán la mayor representación del Sur de California con cuatro elementos que encabeza Clayton Kershaw, Yasiel Puig, Zack Greinke y Dee Gordon.

Kershaw acude por segundo año seguido al clásico veraniego y Puig a su primera cita.

La temporada pasada el cubano estuvo a punto de ser llamado, pero los organizadores estimaron que no había jugado los partidos suficientes.

Por el lado de los Angels, la elección de Mike Trout no sorprendió a nadie. El jardinero derecho de los aureolados es el mejor en su puesto, y para muchos el más completo pelotero de las Grandes Ligas.

Con sólo 22 años aa cuestas, Trout participará por tercera vez seguida, y además llega al partido en su mejor momento de la temporada.

El otro miembro de los Angels, que fue convocado a última ra por la lesión del electo shortstop Alex Gordon es el torpedero dominicano Erick Aybar.

El encuentro será una especie de manjar para los beisadictos, toda vez que ver en acción juntos a Trout y Puig no es cuestión de todos los días.

Aunque no está demás señalar que ambos podrían verse las caras en la anhelada Serie Mundial de Autopistas del sur de California, si es que los Dodgers y Angels mantienen ese ritmo ganador que los ha situado en la parte alta de sus respectivas divisiones. Es el sueño dorado de la fanaticada angelina, que podría convertirse en una exquisita realidad en esta temporada que entra a su recta final luego de la pausa del All Stars.