El Valle Central: calor en invierno y sequedad en verano

El Valle Central: calor en invierno y sequedad en verano
Foto: Eduardo Stanley

La Lombriz Solidaria

No se necesitan estadísticas. Quienes vivimos en zonas calientes, como el Valle Central —ese pedazo de tierra que abarca casi todo el centro del estado y que alguien dividió en dos nombres: Valle de San Joaquín al sur y Valle de Sacramento al norte— lo notamos en los últimos años.

Me refiero a los cambios climáticos que están afectando no solo nuestras vidas sino también la vida social y económica de la región, y más allá.

Primero notamos que durante el invierno la neblina es ya casi inexistente. La neblina en zonas como esta son parte integral de la naturaleza y cumple una función importante para la economía: la humedad que proporciona impide que los árboles frutales se congelen cuando las temperaturas bajan. Es cierto que también agrega un toque dramático por los peligros que significa viajar con neblina.

La neblina también crea un paisaje extraño, a veces misterioso cuando las luces dibujan formas extrañas con los árboles. O cuando avanzamos con nuestros vehículos y las luces van abriendo paso y dejando los costados del camino con su manto espeso, a veces de un color blancuzco.

Pero la neblina casi desapareció del Valle Central de California hace unos cinco años.

Al mismo tiempo, notamos que el invierno empieza un poco más tarde y los veranos son más calientes y también duran más. Esto quiere decir que las estaciones “intermedias”, como el otoño y la primavera, están casi desapareciendo, fusionándose en sus extremos con el invierno y el verano.

Y qué decir de la lluvia, que es casi un lejano recuerdo!

Los inviernos eran lluviosos. El agua ensanchaba los ríos y en las cercanas montañas, al caer se transformaba en nieve, haciendo la felicidad de niños y esquiadores.

Para marzo y mayo, el deshielo producía un mayor cauce en los ríos y por ende las reservas de agua se llenaban sin problemas. Esto es fundamental para la agricultura y para los residentes locales y los del sur de California.

Pero gran parte de esto es recuerdo. Por tercer año consecutivo estamos viviendo una intensa sequía que afecta la economía, desplaza cultivos y desemplea a miles de jornaleros. Y como las estaciones son más calientes, los ciudadanos gastamos más dinero por consumo de electricidad —hay que mantener el aire acondicionado prendido!— y nos preocupamos pensando hasta dónde llegarán estos cambios y sus consecuencias.

Contra estos cambios climáticos es poco lo que un gobierno puede hacer. Las exigencias para que el estado invierta cientos de millones de dólares en infraestructura para conservar y distribuir mejor el agua para la agricultura es en parte cuestionable porque se debe aprovechar la oportunidad para planificar una solución a largo plazo y no solo para beneficio de un sector social, dejando postergados a los demás —en comunidades pequeñas del Valle la calidad del agua potable es mala y exige costosas soluciones.

Si se abre un amplio debate y todos los sectores son tenidos en cuenta, California se beneficiará de estas grandes inversiones.

Pero el problema central parece que no tiene solución: el cambio climático.

Mientras tanto, los residentes estamos aprendiendo a convivir con él. No es fácil, pero es parte de la adaptación humana a las condiciones del medio ambiente.


Después de graduarse de la Escuela de Cine de la Universidad de La Plata, Argentina, Eduardo Stanley recibió una beca de postgrado de la Universidad de Bucarest, Rumania, donde se especializó en Teoría de la Comunicación.

Trabajó tres años en la Universidad Autónoma de Sinaloa, México, y después se radicó en el Valle Central de California, Estados Unidos, donde desarrolló su carrera de periodista, escribiendo principalmente para medios en español del país y del extranjero.

En calidad de escritor y fotógrafo, Stanley cubre aspectos de la vida diaria del Valle Central que pocas veces reciben atención de otros medios de comunicación, como es el caso de diferentes comunidades de inmigrantes.

Actualmente Stanley se desempeña como free lance para varios medios y algunos de sus artículos pueden verse visitando http://www.eduardostanley.com