¿Mal humor y falta de concentración? Bebe agua

Una correcta hidratación ayuda al cerebro a realizar correctamente sus funciones y a combatir el cansancio.
¿Mal humor y falta de concentración? Bebe agua
La hidratación es sumamente importante para la salud.
Foto: Shutterstock

Guadalajara, México – La hidratación suficiente es fundamental para mantener la salud y el correcto funcionamiento del organismo.

La agencia Notimex informaron sobre la recomendación de autoridades de salud mexicanas de consumir agua suficiente para el buen funcionamiento del organismo, ya que de no hacerlo puede surgir mal humor y falta de concentración, limitantes de actividades de la vida diaria.

“Si comenzaste el día con mal humor, recuerda consumir dos litros de agua al día (ocho vasos de 240 mililitros), cantidad recomendable para que el estado de ánimo cambie y sea más ameno nuestro día”, afirmó la nutrióloga de la dependencia Sigrid Raquel Pimentel Martín.

Añadió que estar bien hidratados “nos ayuda a realizar nuestras actividades diarias con más facilidad y sentirnos menos fatigados, ya que como bien sabemos el combustible del cerebro es la glucosa, pero el agua tiene un papel muy importante”, dijo.

La especialista además enfatizó la importancia de que los niños desarrollen el hábito de consumir agua en lugar de bebidas azucaradas o gaseosas para evitar problemas como la obesidad o el sobrepeso.

Agregó que es importante saber que el impulso nervioso, es decir, la actividad de las neuronas es eléctrica y se genera gracias al intercambio de las cargas de distintos minerales que necesitan del agua para que se pueda producir.

Una deshidratación leve afecta a este intercambio, lo que se traduce en dolores de cabeza, dificultad en la atención, concentración y fatiga”, advirtió la experta de la SSJ.

El agua es necesaria para que los nutrientes puedan transportarse adecuadamente en la sangre, para que los desechos de las células puedan expulsarse, mantener las mucosas de los órganos del cuerpo sanas y funcionando, así como humedecer el aire que respiramos.

Destacó que beber agua contribuye a fabricar los fluidos corporales, tener un volumen sanguíneo idóneo para mantener una adecuada presión arterial, conservar nuestras estructuras corporales, equilibrar la temperatura corporal y conseguir un buen rendimiento intelectual.