Papa pide solidaridad con niños migrantes

Iglesia y gobierno mexicano coinciden en la necesidad actual de ampliar las causales de protección internacional para los menores migrantes
Papa pide solidaridad con niños migrantes
Francisco está preocupado por la situación de los niños migrantes que viajan solos a EEUU.
Foto: EFE

México.- El Papa Francisco hizo un llamado de solidaridad para que los países involucrados en la migración de niños los “protejan” y los “acojan”, brinden información sobre los riesgos del tránsito y promuevan el desarrollo económico y social para poner fin a la crisis humanitaria.

Los deseos del Sumo pontífice enviados por escrito al Coloquio México-Santa Sede sobre Migración y Desarrollo que encabezó el secretario de Estado del Vaticano Pietro Parolin sentaron la bases para un documento de acuerdos comunes “con miras a fortalecer la cooperación en materia de migración internacional y desarrollo”.

Iglesia y gobierno coincidieron en la necesidad de “garantizar el interés superior del niño” y la “unidad familiar” en todo momento y en especial para hacer frente a situaciones de crisis.

“Se sugiere dar una consideración especial al fenómeno emergente de los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados, incluso ampliando la lista de causales de protección internacional”, dijo monseñor Marcelo Sánchez, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, al leer las conclusiones del coloquio en el que también participaron los cancilleres de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Gobiernos e Iglesia se comprometieron a promover la protección de los derechos humanos, a desterrar la indiferencia frente a la desigualdad, la inseguridad y la exclusión y prevenir y combatir la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes bajo principios de corresponsabilidad.

“Es necesario reclamar también la atención de la comunidad internacional para encontrar nuevas formas de migración legal y segura”, escribió el Sumo Pontífice en su mensaje.

“Pasemos de una perspectiva de defensiva a una basada en la cultura del encuentro y contruir un mundo más justo y fraterno”, agregó.

El papa Francisco planea visitar México en los próximos meses y su secretario de Estado se reunió por la tarde con el presidente Enrique Peña Nieto.

Para los activistas encargados de las principales casas de atención al migrantes, “la visita de Parolin significa que hay una voluntad muy firme del papa Francisco respecto al tema migratorio”.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES


Más de 300 hondureños serán deportados por EEUU y México

Gobernador de Texas pide militarizar frontera

Colapso de sistema migratorio permitirá a niños seguir EEUU

Cortes de Inmigración esperan avalancha de casos de niños migrantes


“La presencia de Parolin significa que hay una voluntad muy firme del papa Francisco respecto al tema migratorio”, observó Alejandro Solalinde, sacerdote fundador de uno de los primeros albergues que hoy integran una red de 100 casas católicas para atención a inmigrantes en México.

Y aunque sólo uno de los curas católicos encargados directos de estos refugios fue invitado al coloquio oficial (el padre Flor María, encargado del albergue en Tapachula, Chiapas) los activistas tienen fe en que “la presión” del máximo jerarca católico ayudará a que la iglesia regional se integre más al tema.

“Esperamos que los cardenales Norberto Rivera, de México, y sus pares en Centroamérica se involucren más en el tema porque hasta ahora no lo han hecho: no han dado un quinto para ayudar a los migrantes de paso, nada para comer, nada”, detalla Solalinde.

Leticia Gutiérrez, quien fue hasta el año pasado la secretaria ejecutiva de la católica Pastoral de la Movilidad Humana, dice en entrevista con Impremedia que el 90% de los fondos que recibían en México para atención al migrante procedían de Estados Unidos, de la Conferencia del Episcopado Norteamericano y el otro 10% de la organización alemana Advenias.

“Desde la Iglesia en México no recibíamos ningún financiamiento”.

El analista religioso Bernardo Barranco, del Colegio de México, consideró que para el gobierno de México el “tema sustancial” ante la presencia del secretario de Estado del Vaticano no debe ser sólo la migración sino un asunto más profundo sobre recientes roces entre el Episcopado.

“En abril pasado, el Episcopado Mexicano plateó una serie de cuestionamiento muy críticos en torno a las reformas impulsadas por el presidente en materia educativa, energética y fiscal y esto generó preocupación en el gobierno de Peña Nieto que regularmente se ha apoyado en la Iglesia”, señaló.

“Quizás, además del tema migratorio, más en corto se necesite de los buenos oficios de Parolini —que vivió muchos años en México, habla perfectamente español— porque ha demostrado que puede romper tensiones como lo hizo en su momento con el gobierno de Chávez y la iglesia en Venezuela.