Paul Pierce se quita la camisa de Brooklyn

El veterano delantero apenas jugó una campaña con los Nets
Sigue a La Opinión en Facebook
Paul Pierce se quita la camisa de Brooklyn
Paul Pierce dejó a Brooklyn tras jugar sólo una temporada con el equipo.
Foto: Getty Images

@newsgus

‘La Verdad’ ya no jugará en Brooklyn.

En un episodio más en la tumultuosa temporada muerta de los Nets, Paul Pierce dejó el equipo este fin de semana para enfundarse en los colores de los Wizards de Washington tras llegar a un acuerdo con ellos por $10.8 millones repartidos en dos años, según reportes.

“Obama y (John) Wall, ahí les voy”, escribió Pierce en su cuenta de Twitter la noche del sábado tras llegar al acuerdo con el equipo de la capital del país, que así cubre el hueco que dejó en su plantilla la partida a Houston de Trevor Ariza.

Justo un año atrás, Pierce y Kevin Garnett, quien según reportes contempla el retiro, fueron presentados en el Barclays Center como la temeraria apuesta de los Nets por traer un campeonato del mejor basquetbol a la ciudad.

Se suponía que su veteranía y su liderazgo le daría a los Nets lo que les faltaba para escalar a lo más alto de la NBA.

A cambio de sus talentos y virtudes, los Celtics de Boston recibieron tres selecciones de primera ronda en el draft de la liga.

Pero el acuerdo no resultó del todo como se había anticipado.

Garnett estuvo fuera por largos periodos de la temporada debido a una lesión, mientras que a Pierce (36) parecía haberlo alcanzado el tiempo.

Aunque su certeza tirando desde el terreno de juego sigue dando la cara por él, Pierce no vio el mejor de sus años.

Vistiendo los colores de Brooklyn, ‘The Truth’ tuvo la temporada más pobre en su carrera en la NBA, promediando 13.5 puntos y 28 minutos por partido.

Sin embargo fue pieza importante al contribuir al vuelco de la temporada que llevó a los Nets del fondo a convertirse en uno de los mejores equipos del cierre de la temporada.

Todo se vino abajo cuando los entonces dirigidos por Jason Kidd cayeron en segunda ronda de los playoffs contra el Heat de Miami, cerrando así el año en el que su dueño, Mikhail Prokhorov, gastó más que nadie en la NBA ($100 millones en nómina y $90 millones más impuestos sobre esa nómina) para armar un equipo contendiente.

Su partida es un capítulo más en el caos que se vive en Brooklyn.

Hace poco más de una semana la franquicía vivió la novela que forzó la salida vía mensajería exprés de Kidd con rumbo a Milwaukee y trajo a Lionel Hollins al banquillo del cinco de Flatbush Avenue.

Sin Pierce, los Nets se quedan casi igual a como estaban hace un año. Solo que ahora guardan el recuerdo del sueño del campeonato que nunca se hizo verdad