¿Lavarse el pelo sin champú? ¡Es posible!

¿Conoces la corriente “no poo”?

Todo lo que necesitas es agua, vinagre y paciencia.
Todo lo que necesitas es agua, vinagre y paciencia.
Foto: Shutterstock

¿Lavarse el pelo sin champú? Yo se lo que piensas, ¡que asco! La verdad es que no sólo se ha comprobado que es posible, sino que puede ser lo mejor que hagas por la salud de tu pelo.

Si lees las etiquetas de los cosméticos que usas normalmente…¡puedes asustarte! Siliconas, parabenos, ácidos, parafinas, petrolatums… un sinfín de tóxicos que parecen innecesarios, ¡ya que no hace falta todo eso para limpiar tu pelo! Muchas mujeres se han cansado de esta “sobre-oferta” y han decidido sumarse a la corriente “no poo”.

Los “no poo”, (no champú) que nos proporciona múltiples alternativas a los champús tradicionales.

¿Tienes en casa bicarbonato y vinagre de manzana? ¡Pues ya puedes lavarte el pelo de forma segura!

Consigue dos recipientes de plástico, importante que no sean de cristal para que no se rompan en la ducha y haya peligro de cortes.

En uno de los recipientes ponemos una cucharilla de bicarbonato y una taza de agua y lo movemos hasta crear una mezcla, y en el otro ponemos una cucharada grande de vinagre de manzana y otra taza de agua y lo removemos.

A continuación, lava el pelo con bicarbonato como lo hacías con tu champú y acláralo con agua abundante. Una vez enjuagado, aplica el vinagre de manzana y vuelve a lavar el cabello. El bicarbonato limpia, y el vinagre suaviza. Perfect combination! No te preocupes por el olor a vinagre, desaparece con el secado.

Los primeros días tendrás la sensación de que tu pelo está sucio con esta nueva rutina, esto ocurrirá hasta que tu cuero cabelludo se adapte a lo que está sucediendo, ya que antes debía producir más grasa para “luchar contra los tóxicos” de los champús convencionales, y ahora poco a poco irá regulándola hasta que sólo te lo tengas que lavar una vez o dos a la semana.

¡Ten paciencia! El resultado llegará.