Bratton envía policías de NY a entrenarse en Los Ángeles

Buscan formación en el uso de la fuerza tras la muerte de Eric Garner
Bratton envía policías de NY a entrenarse en Los Ángeles
La muerte de Eric Garner, causada por brutalidad policíaca en NYC, ha sido una de las causas del entrenamiento que recibirán los policías del NYPD.
Foto: Captura de Youtube

LOS ÁNGELES, California.- Metido en un lío por la supuesta brutalidad con la que actuaron sus agentes, el comisionado de la Policía de Nueva York y ex jefe policial en Los Ángeles, William Bratton, enviará a esta ciudad a varios de sus elementos para que reciban entrenamiento sobre tácticas policiales en el uso de la fuerza.

La Policía de Los Ángeles (LAPD) confirmó que el jefe Bratton ya hizo la solicitud formal para que los uniformados neoyorquinos reciban dicho entrenamiento.

Bratton, quien fuera jefe del LAPD de 2002 a 2009, está en el ojo del huracán porque el 17 de julio sus agentes intentaron arrestar a Eric Garner, un hombre afroamericano de 43 años de edad, quien padecía asma y falleció cuando fue sometido con una llave de candado al cuello.

Luego de asegurar que se llevaría a cabo una investigación amplia sobre ese incidente, Bratton anunció que enviará a Los Ángeles a un equipo de agentes para entrenamiento adicional.

El teniente Alfred Labrada, vocero del LAPD, dijo que aún no se tienen los detalles del entrenamiento.

No sabemos aún cuántos van a venir, pero podrían empezar a llegar la próxima semana”, mencionó.

El LAPD cuenta con uno de los programas de entrenamiento mejor regulados en cuanto al uso de la fuerza pública luego de que durante diez años la corporación estuvo bajo supervisión federal con el llamado decreto de consentimiento, una intervención federal que monitoreaba el accionar policial, explicó Labrada.

También se cuenta con la División de Revisión del Uso de la Fuerza (UOFRD) para asegurar que cualquier queja sea atendida y se cumplan con los procedimientos policíacos establecidos.

Labrada indicó que la aplicación de un candado a la cabeza que asfixia es considerado uso de fuerza tan letal como el disparar el arma de fuego y se revisa de igual forma para determinar si fue justificado en el caso de que el policía esté peleando por su vida.