Cubanos escriben historia en la pelota

De rumbo al cierre de temporada, la legión de peloteros isleños podría estar apuntando hacia nuevas alturas.
Cubanos escriben historia en la pelota
José Abreu y Yoenis Cespedes, captados durante la práctica de bateo previo al inicio del Juego de las Estrellas en el Target Field.
Foto: EFE / CRAIG LASSIG

La historia de la oleada cubana parece en curso para escribir un capítulo histórico más este año cuando en el horizonte de la nave de Grandes Ligas se vislumbra el cierre de temporada.

Los nombres de José Abreu, Yasiel Puig, Aroldis Chapman, Alexei Ramírez, José Fernández y Yoenis Céspedes fueron los más destacados de los 19 isleños que figuraron en las plantillas de las Mayores al arranque de la temporada.

El único traspié para esta legión fue la baja de Fernández, el as del Marlins de Miami, que tras un inicio de 4-2 y 2.44 ERA se rasgó el tendón de su brazo de lanzar y se fue a visitar la sala de operaciones del socorrido Tommy John.

La campaña, no obstante, marcha con éxito y al menos unos cuantos de estos peloteros cubanos se encaminan a un duro cierre de hostilidades para llegar a los playoffs y, por qué no, hasta pensar en Serie Mundial.

Sería un gran cierre a lo que estos peloteros han escrito.

Las figuras cubanas cerraron un capítulo histórico la semana pasada cuando cinco de ellos se juntaron en el Target Field de Minnesota para el Juego de Estrellas, a pesar de que su participación fue modesta.

Pero así, a la sombra de la despedida de Derek Jeter del juego de los estelares, estos peloteros cumplieron un sueño que habían manifestado en entrevistas previas con El Diario: el jugar junto a sus paisanos.

“Si nos dieran la oportunidad algún día de jugar juntos todos, estuviéramos muy contentos vestir el mismo uniforme ya que todos nosotros nos conocemos de hace tiempo”, aseguró Puig durante su visita al Citi Field en mayo.

El anhelo se cumplió de la mejor manera que puede ocurrir actualmente. El campocorto del White Sox, Ramírez, le tocó el honor de salir de la banca para suplir al Capitán Jeter, que tras una buena tarde se despidió de los juegos de estrellas.

Ese fue quizás una entrega de estafeta simbólica. El adiós de una era de la pelota de Grandes Ligas, justo cuando el carisma, poder y talento latino va en aumento en la Gran Carpa.

Para muchos de los peloteros cubanos fue la primera vez que se subían a ese escenario. El único ‘veterano’ entre ellos era Céspedes, que un año antes fue invitado solamente para competir y a la postre ganar el derby de jonrones.

Su participación no fue del todo memorable. La atención así vuelve a lo que cada uno de ellos realicen en sus equipos, especialmente aquellos con aspiraciones de postemporada.

En Los Angeles, Puig (.308, 12 HR, 52 RBI), quien actualmente está fuera día a día tras un pelotazo en la mano, ha sido pieza importante en la carrera que emprendió su Dodgers para alcanzar al Gigantes de San Francisco en la cima del Oeste de la Nacional.

También en el Oeste, “La Potencia” Céspedes (.255, 14 HR, 61 RBI), doble campeón del derby de jonrones, forma parte del equipo con la mejor marca y la ofensiva más poderosa en las Mayores.

La suerte no es la misma para el dueto del Medias Blancas de Chicago compuesto por Alexei Ramírez y José Abreu. Mientras los “South Siders” están enterrados a nueve juegos del Tigres de Detroit que lidera la Central del joven circuito.

Pero el ‘Oso’ Abreu ha sido la sensación de esta temporada desde la caja de bateo. En su temporada debut, el inicialista lidera la liga con 29 jonrones mientras batea para .292, 74 impulsadas y 100 imponderables.

Actualmente atraviesa una racha de 12 partidos consecutivos pegando de hit, al mismo tiempo que ha pegado imponderable en 30 de los últimos 31 partidos, para continuar su argumento para ser novato del año en la Americana.

Y quizás esa corona tenga su propio capítulo en la historia de la legión cubana que ha tomado por sorpresa a la Grandes Ligas.