Demandarían por albergue

ACLU amenaza a la ciudad de Escondido si no aprueba refugio para niños migrantes
Demandarían por albergue
Inmigrantes que han cruzado ilegalmente la frontera, detenidos para ser procesados dentro de una estación de la Patrulla Fronteriza de McAllen, Texas.
Foto: EFE

SAN DIEGO.— La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) amenazó ayer con demandar a Escondido en caso de que la Ciudad rechace crear un albergue para menores centroamericanos que cruzaron ilegalmente la frontera sur del país.

Los activistas explicaron en conferencia de prensa que analizan todas las opciones posibles, horas antes de que un comité del cabildo decida si aprueba una propuesta para transformar un antiguo centro de salud en un albergue con 96 camas que sería utilizado para los menores que intentan radicarse en EEUU.

David Loy, director legal de ACLU en San Diego, enfatizó en que “los niños merecen compasión y dignidad” por parte del Gobierno local, además que tienen el derecho a un debido proceso y protección legal tras su petición de asilo.

“Podría haber problemas legales serios con la forma en que Escondido está tratando este proceso”, señaló. “Estamos investigando si la ciudad está siguiendo la ley federal y estatal de albergue justo para niños”.

La rueda de prensa se vio interrumpida por tres personas que entraron a gritos en el local y dijeron estar en contra de la instalación de este albergue en la ciudad.

Uno de ellos, Rigo Avelar, de ascendencia mexicana y cuyo padre llegó al país como bracero, señaló a la agencia Efe que los indocumentados deben llegar a Estados Unidos de manera legal y no se debe permitir la entrada de esta manera.

“Estoy en contra de la inmigración ilegal; yo quisiera que todos tuvieran el beneficio de este país, pero llegan y quieren un milagro”, mencionó. “Yo llegué aquí sin hablar el idioma, tuvimos que trabajar para sobrevivir, no nos dieron ningún beneficio”.

Enrique Morones, director y fundador del grupo Ángeles de la Frontera, señaló que no le sorprenden las manifestaciones en contra de la llegada de menores.

“Es muy triste, pero la gran mayoría del país está con nosotros en darle la bienvenida a familias”, comentó el activista, que pronosticó que el cabildo votará en contra de la instalación del albergue.

“No esperamos que van a votar a favor, sabemos que aquí, como en Murrieta, el alcalde es muy racista, pero es importante que mostremos que estamos muy molestos con la forma en que se está manejando”, opinó.

El pasado 1 de julio un grupo de manifestantes impidió la llegada de tres autobuses con 150 inmigrantes centroamericanos trasladados desde Texas al Centro de Procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Murrieta (California). EFEUSA