¿Qué buscamos realmente en un hombre?

Del caballero y sostenedor, pasamos al compañero y amigo.
¿Qué buscamos realmente en un hombre?
Las mujeres ya no buscamos un caballero. Queremos un compañero.
Foto: Shutterstock

Navegando en internet, leí una encuesta que realizó una florería de Londres donde preguntaron, básicamente, cómo debería actuar un hombre para ser un real gentleman. El 94% de las encuestadas dijo que regalar flores, recoger lo que se cae, compartir un paraguas en la parada del autobús o abrir la puerta del carro siempre serán actos bien recibidos por nosotras.

Luego, me puse a pensar en los clásicos comentarios que uno escuchaba que las abuelitas le daban a las solteras de la familia. Me acuerdo de haber oído que un buen esposo, es aquel que puede mantener una casa sin necesitar un sueldo extra. De haber escuchado que tenía que ser abogado o doctor y de buena familia, pues eso, al parecer, aseguraba un matrimonio exitoso.

Por ahí por los 50’, las mujeres buscaban un hombre caballero y que le pudiera dar el tan anhelado status –concepto que hasta el día de hoy no entiendo–. ¿Qué significaba ser caballero? Que te abriera la puerta del auto, que de vez en cuando te diera una joya de regalo, que te prestara su abrigo en una fría tarde. Cosas que, hoy en día siguen siendo románticas, pero me atrevería a decir que no es eso lo que precisamente buscamos en un hombre. ¿Qué es lo que buscamos entonces?

Más de alguna vez ha salido este tema en conversaciones con nuestras amigas quienes, por supuesto, buscan algo diferente pero siempre hay varias características que se repiten. A continuación, nombro algunas:

Simpático: no uno que sea un gran comediante sino que tenga sentido del humor. Que sea capaz de reírse de sí mismo sin parecer un bobo.

Partner: más que un hombre a quien hay que idealizar, muchas mujeres buscan a un verdadero compañero de vida. Alguien que se una a tus locuras cuando corresponde pero que también sea capaz de detenerte y ayudarte cuando lo estás haciendo mal.

Trabajador: que no es lo mismo que un workoholic. Un hombre trabajador es quien quiere ser alguien en la vida, que no espera que las oportunidades le caigan del cielo y se esfuerza por conseguir sus sueños.

Amigo: es como un partner pero que además, sea ese paño de lágrimas que muchas veces necesitamos. Alguien que te demuestre su apoyo en las buenas y, más aún, en las malas.

Alguien a quien admiremos: ¿quién quiere estar con alguien que no te provoque admiración?

Fue entonces que caí en la cuenta que, para nuestra generación –millennials como nos dicen algunos–, no buscamos a un caballero de los 50 ni al sostenedor de familia de los 80. Y aunque siga siendo un tema complicado con millones de puntos de vista, lo podemos resumir en una sola palabra: compañero.