TIM HOWARD

TIM HOWARD
Tim Howard, el portero de la selección de Estados Unidos
Foto: Getty Images

Impremedia

En un verano emocionante que él califica como “grandioso”, Tim Howard disfruta de unas merecidas vacaciones. El hombre nacido en Nueva Jersey (6 de marzo de 1979) recién se convirtió en una leyenda de los Mundiales por sus actuaciones con la selección de Estados Unidos en Brasil 2014, y especialmente por una noche memorable el 1 de julio en los octavos de final contra Bélgica, cuando estableció un récord de Copa del Mundo con 16 atajadas.

Howard, el rostro del fútbol estadounidense tras esa monumental ocasión, valora en esta entrevista lo ocurrido en Brasil en el plano individual y, sobre todo, el furor por el fútbol que él y sus compañeros ayudaron a generar en Estados Unidos.

¿Cambió tu vida un poco después de ese partido contra Bélgica?

Mmm… No, no cambió. En el pasado tuve buenos partidos. Desafortunadamente, así de bien como jugué y así de bien como el equipo jugó, perdimos. Así que fue decepcionante. Pero mi vida no, no ha cambiado. Es decir, la gente en Estados Unidos probablemente me reconoce más, pero para mí todo sigue igual.

Pienso y mucha gente piensa que ese día te pusiste en la misma categoría de estrellas de los deportes estadounidenses como los LeBron James, los Derek Jeter y los Peyton Manning. Pero al mismo tiempo, si no hubiera sido por ti, Estados Unidos tal vez hubiera perdido ese juego de fea manera…

Seguro. Creo que es grato ser comparado con los más grandes atletas. Mira, soy un portero y ese es mi trabajo: atajar un balón o atajar 20. Ese es mi trabajo. Ese día en particular, claro, si el portero no hubiera jugado bien pudo haber sido feo y pudimos haber perdido muy mal. Felizmente, eso no sucedió.

¿Fue el mejor partido de tu carrera?

Sí. No me fijo en el partido, pero parece como que fue uno de mis mejores. Desafortunadamente, no puedo ponerlo como el mejor porque perdimos. Individualmente, sí. Hice muchas salvadas y pienso que fue uno de los mejores.

¿Cuál fue la mayor lección que el equipo de Estados Unidos aprendió en Brasil?

Creo que la mayor lección fue que podemos competir con los mejores equipos del mundo. Jugamos bien contra Alemania y perdimos. Derrotamos a Ghana, que es un equipo al que no habíamos podido vencer las últimas dos veces que jugamos. Portugal, que sabemos es uno de los conjuntos europeos más duros, les jugamos bien y empatamos, y contra Bélgica tuvimos la oportunidad no sólo de ganar al final, sino también de empatar (en el tiempo extra). Así que pienso que si los futbolistas estadounidenses tienen la mentalidad correcta, podemos ganar y competir contra cualquiera.

¿Cuál piensas que debe de ser el siguiente paso para el fútbol de Estados Unidos desde el punto de vista competitivo?

Desde el punto de vista competitivo no sé cuáles deban ser los siguientes pasos. Vienen dos grandes años con Copa Oro, Copa América, eliminatorias mundialistas, ojalá que la Copa Confederaciones y luego la Copa del Mundo, así que hay muchas competencias, lo cual nos va a ayudar primero a mejorar, y luego también a medir en dónde nos encontramos.

¿Eres consciente del enorme interés que ustedes crearon en el país durante el Mundial, con miles y miles de personas reunidas en estadios y plazas públicas y enormes ratings de televisión?

Estuvimos conscientes de eso y nos hizo sentir muy orgullosos y nos prendió y nos inspiró. Así es en el resto del mundo: en México, en Brasil, en España, en Argentina, en Alemania. Es muy especial para nosotros que pudimos crear esa atmósfera en nuestro país.

¿Puede el fútbol mantenerse aquí?

Buena pregunta. Creo que va a ser difícil que se sostenga completamente, pero pienso que en los dos siguientes años nosotros podemos hacer que se mantenga. Lo creo.

Algo muy importante para que eso suceda es que ustedes mantengan un nivel alto como selección nacional. ¿Crees que Estados Unidos puede ser candidato a ganar la Copa del Mundo digamos en la siguiente década?

No lo sé. Esa es una pregunta difícil. No logramos llegar a los cuartos de final [en Brasil], así que no estoy seguro de que ganar la Copa del Mundo sea algo realista. Pero mostramos que podemos jugar como selección contra los mejores del mundo y entonces creo que hay varios pasos por delante; tenemos que llegar a los cuartos de final, tenemos que llegar a las semifinales. Pero creo que es una posibilidad.

La MLS siempre se está expandiendo y siempre está mejorando. ¿Cuál es tu evaluación del fútbol en tu país?

Creo que lo estamos haciendo muy, muy bien. Mi evaluación es de que estamos creciendo y que vamos a mejorar y mejorar. No pienso que vayamos a caernos. Pienso que vamos a seguir mejorando y que lo vamos a hacer, espero, los siguientes cuatro años, porque como lo mencioné tenemos varias competencias fuertes que vienen y entonces podremos probarnos a nosotros mismos contra los mejores.

Tienes ahora 35 años de edad. ¿Quieres jugar el Mundial de Rusia 2018?

Pienso que mi corazón me dice que quiero jugar en Rusia 2018. Pero es muy difíci de determinarlo ahora, faltan cuatro años y no sé lo que voy a hacer la próxima semana (risas)… Veremos.

Jurgen Klinsmann mostró con el caso de Landon Donovan que no cree en grandes nombres ni en carreras legendarias. La pregunta es, ¿qué tan difícil consideras que será para ti mantener el puesto de arquero titular en la selección y si ves a alguien en verdad retándote para quitarte el puesto?

Creo que Jurgen siempre pone a jugar a los jugadores que él siente que, primero, son los mejores en su posición, y segundo, que ayudan de mejor forma al equipo. Así que si ese soy yo y estoy jugando bien, no tengo duda [que seguiré], pero no sé. Claro que siempre hay competencia. Nosotros en Estados Unidos producimos muy buenos porteros. No conozco la respuesta, pero sé que mientras compita y mientras juegue bien tengo una oportunidad de jugar. Y eso es todo lo que necesito.

¿Qué te gusta de lo que Jurgen le traído al equipo?

Que tiene confianza. Es un entrenador muy positivo. No se queda con lo negativo, no se queda con los partidos malos. Siempre mira al frente y lo hace de una manera muy positiva, feliz, y eso siempre le permite al equipo jugar con más libertad, con más expresión y creo que nos ha ayudado.

¿Planeas quedarte en el Everton por el resto de tu contrato? Los aficionados se preguntan si considerarías venir junto a otros grandes futbolistas para jugar la parte final de tu carrera en la MLS.

Mis planes al día de hoy son jugar para el club que amo, el club del que estoy enamorado con todo mi corazón. Tengo contrato por cuatro años y planeo completarlo. Ese es mi hogar. Y después iré a Hawaii y no haré nada. Ese es el plan. No me veo jugando en la MLS, pero de nuevo, cuatro años son muchos y no sé cómo pinte el futuro.

¿A qué atletas admiras o creciste idolatrando?

Crecí idolatrando a Deion Sanders, quien jugó fútbol americano (NFL) y béisbol. Ahora admiro a Kobe Bryant. Me encanta Kobe Bryant porque es un ganador. Y a Derek Jeter, es un tipo con clase.