Woody Allen no confía en la discreción de sus actores

La actriz Emma Stone dice que trabajar con el director es algo "divertido y surrealista"
Woody Allen no confía en la discreción de sus actores
Woody Allen es uno de los directores más peculiares del mundo del cine
Foto: Showbiz

El extravagante cineasta Woody Allen siempre ha otorgado una importancia capital al factor sorpresa en lo que a sus nuevos proyectos se refiere, como él mismo confesó hace unas semanas para justificar su negativa a hablar en exceso de su nueva película, por lo que no resulta extraño que la actriz Emma Stone no haya podido evitar quejarse abiertamente de que el famoso director solo le dejase unas horas para familiarizarse con el guion de su nueva comedia romántica, ‘Magic in the Moonlight‘, antes de pedirle que se lo devolviera.

“Trabajar con Woody Allen es una de las experiencias más surrealistas y divertidas que he tenido en mi vida. Está obsesionado con mantener en secreto todos los detalles fundamentales de la trama, y eso explica que me dejara un par de horas escasas para poder leer el libreto. Pero me puedo considerar afortunada, porque otros miembros del elenco ni siquiera lo han podido ver entero, solo han recibido las líneas que tienen que decir, todo sea por evitar que se filtre a los medios”, reveló la intérprete al portal Daily Beast, antes de explicar con más detenimiento cómo se llevó a cabo la peculiar lectura.

“Fue todo muy extraño, me citó en su despacho pero no llegué a verle ese día. Uno de sus asistentes me dio el guion, me llevó a una habitación y me dijo que en unas horas volvería para recogerlo. Con ese tipo de reglas es imposible no ponerse nerviosa”, añadió.

Otra de las razones por las que Woody Allen prefiere mantener a su propio reparto alejado de los entresijos del rodaje hace referencia a la “naturalidad” que busca de sus interpretaciones, ya que el veterano artista no está dispuesto a desprenderse de una de las señas de identidad de su filmografía que, en este caso, se identifica con las espontáneas discusiones grupales que suelen protagonizar sus atormentados personajes.

“En más de una ocasión, Woody nos ha pedido que interpretáramos una escena sin la oportunidad de haber memorizado nuestras líneas y casi sin recibir indicaciones por su parte. Al principio te resulta un desafío mayúsculo y te puede la presión, pero entiendo que su objetivo es que las actuaciones resulten lo más creíbles y naturales posibles. La verdad es que me encantan estos experimentos, porque te fuerzan a sacar lo mejor de tu talento y sabes que jamás los olvidarás”, comentó la angelical artista.