Culpable de mentir sobre domicilio

Ex concejal angelino Richard Alarcón y su esposa pasarían hasta 6 años presos
Culpable de mentir sobre domicilio
La pareja dijo haber vivido en Panorama City cuando en realidad residían en Sun Valley.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

El ex concejal Richard Alarcón y su esposa Flora Montes de Oca fueron hallados culpables por mentir sobre su lugar de residencia cuando fue candidato para el Concejo de la ciudad de Los Ángeles, por lo que la pareja estaría a un paso de ir a prisión.

Los Alarcón y sus abogados no aceptaron la culpabilidad por los delitos de jurar en falso y fraude al votante que les encontró el jurado, por lo que dijeron que apelarán el fallo y pedirán un nuevo juicio.

La sentencia les será dictada por el juez George Lomeli, el 10 de septiembre. Los delitos por los que fue condenado Alarcón son equivalentes a seis años en una prisión estatal más una prohibición de por vida para no volver a contender por ningún puesto de elección.

Su esposa Flora Montes de Oca enfrenta cinco años de encarcelamiento, cuatro meses en una prisión estatal y la inhabilitación para volver a participar en comicio alguno.

Uno de los cuatro delitos por los que un jurado de siete mujeres y cinco hombres, halló culpable al ex concejal de 60 años, fue por mentir en la declaración cuando compitió en 2007 y 2009 por el distrito 7 del Concejo que abarca Sylmar, Pacoima y el noreste del Valle de San Fernando; y tres por votaciones fraudulentas en las elecciones de 2008 y 2009. Fue absuelto de doce delitos más de los que era acusado.

Flora Montes de Oca fue condenada por tres delitos, uno de ellos por jurar en falso, al decir que vivía en el domicilio de la calle Nordhoff en una boleta de votantes provisional, y dos cargos por votar fraudulentamente en las elecciones de 2009.

Todo el conflicto inició porque el experimentado político, ex asambleísta y ex senador estatal, dijo vivir en el 14451 de la calle Nordhoff de Panorama City dentro del distrito 7 cuando en realidad habitaba en Sun Valley, en una casa más grande y cómoda fuera del distrito por el que compitió.

La acusación en su contra se interpuso hace cuatro años; el juicio inició hace un mes, justo un año después de haber dejado el cargo de concejal.

Durante el juicio, los abogados de la pareja alegaron que la casa en Panorama City estaba en reparación, y planeaban regresar a esta, pero la leyes electorales indican que los candidatos deben vivir en el distrito que representan.

El fiscal acusador mostró hasta los planos de 2007 que los Alarcón tenían para transformar su casa de Panorama City en un edificio de apartamentos.

Un testimonio que pudo ser demoledor e influir en el veredicto emitido por el jurado, fue el de Carolyn Jackson, ex trabajadora del Departamento de Transporte quien alegó que dos meses después de que Alarcón fue electo al Concejo en mayo de 2007, se lo encontró, y le dijo, “tú sabes, ni siquiera vivía en el distrito cuando fui electo. Por supuesto, ahora sí”.

El único comentario que Alarcón emitió, es que apelará la decisión. “Es una confusión total. El veredicto no tiene sentido. No se presentaron evidencias de que abandonó su domicilio en Nordhoff. Así que en un nuevo juicio, estos cargos no se van a poder sustentar”, señaló Mark Overland, abogado de Flora Montes de Oca

?>