La designación de Cuéllar

La designación de Cuéllar
De ser confirmado en el cargo por los votantes, Cuéllar sería el tercer latino en la historia moderna en ser magistrado de la Corte Suprema de California.
Foto: Suministrada

La nominación de Mariano-Florentino Cuéllar para ocupar un sitio en la Corte Suprema de California es un testimonio del aporte y del esfuerzo del inmigrante en nuestro Estado.

Es histórica la designación de hace unos días del gobernador Jerry Brown de elevar al más alto tribunal de California al nativo de Matamoros, México, hijo de académico llevado a Caléxico por sus padres cuando tenía 14 años de edad.

Esta experiencia inmigrante sin lugar a duda enriquecerá la visión del Alto Tribunal aportando un punto de vista más cercano a la calle. La decisión del gobernador agrega una importante cuota de diversidad al tribunal de manera que refleje una composición más acorde a la demografía de nuestro Estado.

Con la designación del profesor de leyes de la Universidad de Stanford también se amplía la diversidad ideológica del panel de siete integrantes que lleva mucho bajo el dominio de los nominados por administraciones republicanas. Precisamente Cuéllar, de ser confirmado, reemplazará a partir del próximo enero al juez Marvin Baxter, considerado como el más conservador de la institución .

Si bien Cuéllar no tiene experiencia judicial, él ha sobresalido como académico tanto en áreas de seguridad nacional como en ley criminal, administrativa, internacional y regulatoria. Antes de llegar a Stanford trabajó para las administraciones Clinton y Obama.

Este es el segundo nombramiento de Brown y es clave en su intención de renovar la Corte Suprema estatal, mientras se prepara para el reemplazo de otro juez que se retira el próximo abril. Con tres magistrados nuevos y la moderada jueza Kathryn Mickle Werdegar, cambiará el balance del Alto Tribunal hacia una postura mas liberal.

Los inmigrantes pueden sentirse orgullosos porque la historia de “Tino” Cuéllar llega en un buen momento en que se discute si los adolescentes extranjeros son bueno o malos para el país. La historia de Cuéllar tiene poco que ver con los jóvenes que están cruzando la frontera, pero sirve de ejemplo de lo que es posible.

Esta nominación sirve de recuerdo para la aspiración de los jóvenes latinos y como un baño de realidad para los anti-inmigrantes.