¿Una nueva Guerra Fría?

El vuelo MH17 llevaba a bordo a 295 personas, no hubo sobrevivientes.
El vuelo MH17 llevaba a bordo a 295 personas, no hubo sobrevivientes.
Foto: EFE

Burbujas

Doscientos noventa y ocho fueron las personas asesinadas al ser derribado el avión en que viajaban (vuelo 17 de Malasyan Airlines) por un misil tierra-aire disparado aparentemente por los separatistas que quieren que incorporar a Rusia una zona del este de Ucrania.

No existe justificación alguna para que un grupo de fanáticos, cualquiera que sea su causa, buena o mala, cometa el crimen internacional de asesinar a personas de toda edad que absolutamente nada tienen que ver con la causa que ellos pretenden defender.

Es tiempo de entender que el asesinato político, tan de moda, es un crimen en contra de la humanidad, o cuando menos en contra de lo que la humanidad debería ser.

Los conflictos bélicos son de por si absurdos porque no se gana nada con matar gente, pero lo son más cuando las víctimas son personas totalmente ajenas a las causas que se persiguen.

Hay muchas formas de luchar en el campo político, desafortunadamente se utilizan diversas estrategias y tácticas que pueden afectar a la ciudadanía de los lugares en conflicto. Lo que es definitivamente deplorable es el asesinato de inocentes cuya única culpa fue estar en un momento y lugar desafortunado.

El asesinato de las personas que viajaban en ese avión de pasajeros no tiene justificación alguna y exige una investigación a fondo del porque y del como.

Quisiera tener respuesta a unas preguntas básicas para saber quién esta detrás del crimen. Si se confirma que quien disparó el misil fueron los separatistas que están a favor de la integración a Rusia, es de suponerse que cuentan con la simpatía de ese país, que de por si ha estado interesado durante muchísimos años por la región.

Habrá que preguntarse también quien proporcionó ese armamento, no cualquiera puede adquirir lo que casi siempre es reservado para la defensa antiaérea de un país. Alguien debe haberlas financiado y entrenado a quien las tiene y las usó. Esas preguntas deben responderse ante el mundo para deslindar responsabilidades mas allá de la de los que dispararon el misil.

Lo sorprendente es que hasta el momento, no se ha oído una condena explícita de parte de Rusia.

Tras la Segunda Guerra Mundial, en que los grandes vencedores fueron los Estados Unidos y Rusia, estos se enfrentaron en la llamada Guerra Fría, que especialmente en el caso de los cohetes en Cuba, estuvo a punto de convertirse en una guerra “caliente”.

Me temo que estamos ante el renacer de la Guerra Fría, si bien no en los términos y circunstancias graves que tuvo en otro tiempo, aunque si enfrentando de nuevo el interes de Rusia con el de Occidente.

Tal vez esta tragedia descubra intereses no divulgados que muchos países tienen. A través de la historia se puede constatar que todos los grandes imperios tuvieron intereses en muchas partes del mundo, en ocasiones muy alejadas de su territorio como actualmente aun los tienen Estados Unidos, China, Rusia y otros más. Cuando estos intereses chocan, se presentan conflictos y tal vez este caso sea uno de ellos.

Rusia siempre ha tenido interés de ser considerada como nación europea, esa fue la razón por la que, tras la Segunda Guerra Mundial, ocupo media Europa, incluyendo Ucrania. A los años la situación fue insostenible hasta que los rusos se retiraron, pero conservando su influencia en el Báltico y en el Mar Negro.

Si vemos el mundo actual sin apasionamiento ni partidismo, hallamos que hay violencia seria en muchas partes, causando muertes inútiles. En muchos casos con alguna de las partes usando armamento costoso y, supuestamente, controlado que definitivamente debió ser provisto por alguna potencia.

Por ejemplo: ¿Quién financia los miles de cohetes con los que los palestinos bombardean incesantemente a Israel? ¿De dónde salen, quién los fabrica? En el caso de Israel se sabe que tienen los recursos para las armas que usan en su defensa.

Siento que las que fueron grandes potencias pretenden volver a hacerlo, y hacen sentir su presencia apoyando ciertos grupos armados en las distintas partes del mundo. Además, la industria de armamentos es muy importante en la economía de algunos países, de manera que pudiera pensarse que las guerras a veces son provocadas en beneficio de esa industria.

Todo lo anterior nace del rechazo del deplorable asesinato de los 298 inocentes pasajeros del vuelo comercial, que fue derribado posiblemente por quienes persiguieron un objetivo. Ellos cometieron un crimen que no solo no los beneficia, sino que mas bien daña su causa.

¿Habrá alguna liga entre este crimen y la desaparición de un avión en pleno vuelo de la misma empresa que sucedió recientemente y del que hasta el momento no se sabe nada?

Tenemos la esperanza de que en el caso de este asesinato tan lamentable se llegue a encontrar a los culpables porque la investigación la estará llevando Holanda. Este país reclamó ese derecho porque la mayoría de los pasajeros eran sus ciudadanos. Seguramente se sabrá quien disparó el misil y quien lo proporcionó.